Web Analytics Made Easy -
StatCounter
EE.UU

“Vencer a China”: Estrategia del senador Cotton contra el régimen comunista chino

El senador estadounidense Tom Cotton es un firme defensor de la integridad del país frente a la creciente amenaza del Partido Comunista de China (PCCh), y emitió un informe en el que expone su estrategia y sus recomendaciones para vencerlo. 

“El Partido Comunista Chino ha mentido, robado y asesinado hasta llegar a la cima. Estados Unidos necesita un plan para vencer a este nuevo Imperio del Mal. Estas son algunas de mis recomendaciones”, tuiteó Cotton sobre su informe. 

El régimen chino abusó de la opción que le concedió Estados Unidos con la esperanza de que una vez enriquecido permitiera la liberación de su pueblo y se integrara a Occidente, pero en vez de eso se volvió en contra y ahora intenta subyugar a quien le ayudó.

“Muchos creyeron que la apertura de los mercados y de las fronteras haría rica a China, y luego la haría libre. Así que durante décadas alimentaron al tigre y lo hicieron más poderoso”, dice Cotton reseñando la trayectoria de las relaciones con el PCCh.

Como parte de sus estratagemas para superar a EE. UU. el PCCh envió a millones de sus estudiantes a capacitarse a universidades estadounidenses, y entre ellos camufló a espías que se robaron muchos secretos tecnológicos y militares. 

Simultáneamente, obligó a las multinacionales que se trasladaron a su territorio, atraídas por la mano de obra barata, a transferir todos los secretos industriales tan duramente obtenidos, para usarlos en beneficio del régimen y creando dependencia de él. 

“China tiene prácticamente el monopolio de la minería y el procesamiento de las tierras raras. Eso significa que Pekín podría dejar en tierra nuestros aviones en casi cualquier momento, simplemente cortando el acceso a unos pocos insumos clave. Es triste que una gran nación se encuentre en tal situación”, señaló Cotton. 

Cerrando el círculo de sus tácticas depredadoras, enriqueció a muchos políticos con los que conformó un lobby de aliados que ahora son sus defensores, y que impiden neutralizar la perjudicial influencia del PCCh. 

A juicio de Cotton las políticas más acertada para proteger a EE. UU. han sido las aplicadas por el expresidente, Donald Trump, luego de décadas de permisividad y políticas ‘blandas’ de las administraciones anteriores. 

“Pero el presidente Trump fue la excepción a esta regla, y su administración llevó a cabo una campaña para endurecer nuestras defensas contra el comportamiento agresivo de China, y hacer sonar la alarma diplomática en todo el mundo”, resaltó. 

Cotton recomienda que el gobierno estadounidense amplíe las sanciones financieras de la administración Trump contra las empresas chinas que roban propiedad intelectual.

Asimismo, entre otras medidas, dijo que Estados Unidos debería impulsar la inversión en investigación, desarrollo (I+D) y fabricación, para que el futuro de esas tecnologías críticas se haga en Estados Unidos, no en China.

También que debería recuperar la producción de bienes críticos, como medicamentos esenciales, suministros médicos y elementos de tierras raras.

Además: “Tenemos que cortar el flujo del dinero que ha alimentado el ascenso de China y corrompido a nuestras élites, creando un lobby chino que se extiende desde Nueva York y Washington hasta Silicon Valley y Hollywood, tocando las salas de juntas de las empresas y los campus universitarios”.

Por otro lado, el PCCh es abiertamente el mayor violador de los derechos humanos, como lo demuestran múltiples informes y declaraciones.

A través de la persecución a los fieles de las disciplinas religiosas y espirituales los condena a la desaparición, o al menos al menos a la clandestinidad, al negarles el derecho a la libertad religiosa, de conciencia y de cultos, como ocurre con la la milenaria tradición de Falun Dafa o Falun Gong, los musulmanes, los cristianos y otros. 

Cotton llamó la atención sobre el hecho de que si así reprimía el PCCh a sus pueblos, solo era cuestión de imaginarse cómo lo haría con los extranjeros.   

“Si eso es lo que hace el Partido Comunista Chino con su propio pueblo, imagínense lo que hará con el resto del mundo. Y aunque muchos países deploran la tiranía del Partido, solo un país está en condiciones de detenerla. Son los Estados Unidos de América. Esa es nuestra nueva cita con el destino”, recalcó 

“Pongamos todo nuestro empeño en afrontar este reto para que Estados Unidos y el mundo libre vuelvan a prevalecer”, concluyó Cotton. 

Related Posts

Deja una respuesta