Web Analytics Made Easy -
StatCounter
EE.UU

Se hace un llamado a detener la censura a la libertad de expresión de los estadounidenses

Todos los estadounidenses estarían llamados a cerrar filas en defensa de la libertad de expresión, asediada por los medios de comunicación progresistas y por las élites que piden la eliminación de quienes no están de acuerdo con ellos. 

“Por eso hago un llamamiento a todos los estadounidenses -dentro y fuera del gobierno, en su vida profesional y personal- para que demuestren civismo en el discurso, contrarresten las ideas negativas con un discurso más positivo y persuadan a los demás de que están equivocados en lugar de intentar silenciarlos”, propone el líder republicano de Virginia, Lance Allen, en un artículo del Daily Caller el 19 de febrero. 

Allen presentó mensajes de los periodistas del Washington Post, de CNN, y de un exdirector de la CIA, que llaman a reprimir a quienes se apartan de su discurso.

Incluso la misma Subcomisión de Comunicaciones y Tecnología de la Cámara de Representantes presentará en el Capitolio  un evento sobre “desinformación y extremismo en los medios de comunicación”, el 24 de febrero. 

Así, uno de eso mensajes fue escrito por el columnista Max Boot en el Washington Post, diciendo: “Al igual que hacemos con los grupos terroristas extranjeros, también lo hacemos con los terroristas nacionales: Tenemos que acabar con los influenciadores que radicalizan a la gente y la ponen en el camino de la violencia y la sedición”.

Al parecer, coloca a los “influenciadores” a la par con los terroristas de Al Qaeda, de Hezbolá o de otros grupos armados que han tomado vidas estadounidenses inocentes, solo porque piensan diferente. Y es de asumir que Boot sugiere que se les apliquen las mismas penas que a los criminales. 

Para Boot incluso Fox News sería uno de sus objetivos a perseguir, al referirse a que “las compañías de cable como Comcast y Charter Spectrum, que transmiten Fox News y proporcionan gran parte de sus ingresos en forma de cuotas de usuario, tienen que intervenir y echar a Fox News”.

En otra de sus citas Allen transcribe: “Las grandes empresas tecnológicas reciben muchas críticas por distribuir desinformación a millones de personas. ¿Pero qué pasa con las compañías de televisión?”, escrito por Oliver Darcy, de la CNN.

Y Darcy continúa diciendo: “¿Por qué escapan al escrutinio por transmitir a millones de hogares a propagandistas [sic] que utilizan imprudentemente sus plataformas para difundir mentiras y teorías conspirativas”.

Por su parte el exdirector de la CIA, John Brennan, señaló que la administración Biden “se está moviendo como un láser para tratar de descubrir todo lo que puedan sobre lo que se parece mucho a los movimientos de insurgencia que hemos visto en el extranjero”.

También los clasifica como: “una alianza impía, con frecuencia, de extremistas religiosos, autoritarios, fascistas, fanáticos, racistas, nativistas – incluso libertarios”.

Finalmente Allen convoca a restaurar el espíritu de la primera enmienda de la Constitución, al estilo de los jueces de la Corte Suprema William Brennan y Antonin Scalia, quienes defienden “el ideal profundamente estadounidense de la libertad de expresión absoluta que en su día compartieron tanto los originalistas como los constitucionalistas vivos”.

En este sentido, Allen se hace eco de las avanzadas de los demócratas en sus intentos por censurar y perseguir a los seguidores del expresidente, Donald Trump, como ya perciben los analistas.  

Como una de sus acciones los demócratas presentaron un polémico proyecto de ley que, al parecer, amenaza con sustituir las libertades civiles, llamado Ley de Prevención del Terrorismo Doméstico de 2021 (DTPA, por la sigla en inglés).

Para el autor Robert Wheeler: “La DTPA es esencialmente la criminalización de la palabra, la expresión y el pensamiento. Lleva la cultura de la cancelación un paso más allá y prácticamente proscribe las opiniones impopulares”, según escribió el 27 de enero en el sitio web The Organic Prepper.

Y agrega: “Esta ley facultará a los servicios de inteligencia, a las fuerzas del orden e incluso a las alas militares de la clase dirigente estadounidense para reprimir a las personas que se adhieran a determinados sistemas de creencias e ideologías”.

La aparente”caza de terroristas domésticos”, ya parece haber sido puesta en marcha, dado que el FBI allanó casas de seguidores del expresidente estadounidense, Donald Trump, sin que se conozcan los motivos, porque no participaron de la manifestación del 6 de enero, lo que podría haber sido una causa.

Related Posts

Deja una respuesta