Web Analytics
EE.UU

Alta comisionada de las Naciones Unidas condena las violaciones contra los derechos humanos en China

La jefe de derechos humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, habló el viernes 26 de febrero sobre la compleja situación de derechos humanos que se vive en China, acusando al régimen chino de restringir las libertades civiles y políticas básicas en nombre de la seguridad nacional y las medidas del virus PCCh (Partido Comunista chno) o Covid-19.

“Activistas, abogados y defensores de derechos humanos, así como algunos ciudadanos extranjeros, enfrentan cargos penales arbitrarios, detenciones o juicios injustos”, dijo Bachelet al Consejo de Derechos Humanos, según lo informado por Reuters.

La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU se refirió a las más de 600 personas que están bajo arresto y están siendo investigadas por participar en protestas a favor de la democracia bajo la mordaz ley de seguridad nacional que actualmente rige sobre Hong Kong.

También habló sobre los informes que dan cuenta de los abusos arbitrarios en contra de los uigures en la región de Xinjiang al noreste de China, los cuales han detallado los malos tratos, violencia sexual y trabajo forzoso a los que se ve sometida la minoría musulmana.

En ese sentido, instó a que se realice una investigación exhaustiva e independiente de la situación. Bachelet también dijo que esperaba llegar a un acuerdo con los funcionarios chinos para llevar a cabo una visita al país.

Como señala Reuters, activistas y expertos de la ONU han estimado que hay alrededor de un millón de uigures detenidos en los campamentos ubicados en la región occidental de Xinjiang, mientras tanto, el régimen chino niega la persecución que hay contra dicha comunidad afirmando que los campamentos reclusorios son sitios de formación profesional.

Hace poco Holanda se sumó a los países que condenan la situación de derechos humanos en China luego de que el Parlamento holandés declarara como genocidio el tratamiento abusivo al que se están viendo soemtidos los uigures, evidenciando incluso abusivas prácticas de esterilización destinadas a impedir los nacimientos de dicha minoría.

El pasado mes de enero el secretario de Relaciones Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab dijo que las violaciones de derechos humanos en China son una barbarie. “Es una barbarie verdaderamente espantosa que esperábamos perder en otra era, en la práctica hoy mientras hablamos, en uno de los principales miembros de la comunidad internacional”, expresó Raab ante el parlamento británico.

Tenemos el deber moral de responder”., agregó el secretario de Relaciones Exteriores de Reino Unido. Según agregó, la tortura, el trabajo forzoso y las esterilizaciones están teniendo lugar a “escala industrial” en Xinjiang.

El pasado 19 de enero, a pocos días de que se produjera un cambio en la administración de los Estados Unidos, el entonces secretario de Estado, Mike Pompeo, declaró oficialmente que el régimen chino estaba cometiendo “genocidio” contra la minoría uigur.

“Después de un examen cuidadoso de los hechos disponibles, he determinado que la República Popular China, bajo la dirección y el control del PCCh, ha cometido un genocidio contra los uigures predominantemente musulmanes y otros grupos minoritarios étnicos y religiosos en Xinjiang”, expresó Pompeo para entonces.

Contrario a los esfuerzos de la administración de Trump por exponer la masiva violación de los derechos humanos que se está cometiendo contra diversos grupos religiosos en China, recientemente Biden trató la problemática que ocurre en China con los uigures como un asunto cultural.

“Entonces, la idea de que no voy a hablar en contra de lo que está haciendo en Hong Kong, de lo que está haciendo con los uigures en las montañas occidentales de China y Taiwán, tratando de poner fin a la Política de Una China haciéndola contundente”, dijo Biden el pasado 16 de febrero.

“Culturalmente hay normas diferentes en cada país y se espera que sus líderes las sigan”, agregó el presidente de los Estados Unidos, quien fue acusado de hacer propaganda para el régimen comunista chino.

El pasado lunes el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, reforzó de nuevo la retórica de las autoridades del Partido Comunista chino, asegurando que “nunca ha habido los llamados genocidios, trabajos forzados u opresión religiosa en Xinjiang”.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Paypal, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta