Web Analytics
Internacional

(VIDEO)Quién es Pablo Hasél, el rapero cuyo encarcelamiento ha desembocado en fuertes protestas en España

Condenado por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona, el artista, de 33 años, lleva más de 15 años dedicándose al rap político.

Desde hace una semana, España contempla como se suceden manifestaciones en las calles de sus principales ciudades reclamando la libertad de Pablo Hasél, condenado a nueve meses y un día de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona por el contenido de 64 tuits y una canción de su autoría.

Las marchas en favor de la libertad de expresión, a las que se han unido otras reivindicaciones, han terminado durante los últimos siete días en disturbios, los más notables en Barcelona, que han dejado imágenes de mobiliario urbano quemado y disturbios con la Policía. Los detenidos se han multiplicado, superando ya la centena, al igual que los heridos, entre los que se encuentran una mujer que ha perdido un ojo por el disparo de un proyectil de foam por parte de los cuerpos policiales.

¿Quién es Pablo Hasél?

En el centro de las protestas está la figura de Pablo Hasél, un hombre de 32 años. Hace una década era tan solo un rapero que irrumpió en la escena ‘underground’ del país, un desconocido cuyo nombre salió por primera vez en los periódicos en 2011, cuando se inició contra él el primer proceso judicial por la letra de sus canciones.

Su nombre es Pau Rivadulla Duró. En el escenario primero adoptó el nombre de Hasél y posteriormente ya sería conocido como Pablo Hasél. Creció en una familia acomodada de la ciudad catalana de Lleida. Su padre ejerció como profesor de matemáticas durante unos años para iniciar después algunas actividades empresariales y llegar a ser entre 2007 y 2010 presidente del club de fútbol Unió Esportiva Lleida.

De pequeño, el rapero frecuentaba el club de Tenis Lleida y estudió en el Claver, un prestigioso centro privado jesuita. Posteriormente, no terminaría el bachillerato para dedicarse, todavía siendo menor de edad, al rap. 

Lo cierto es que no se sabe cuál fue la influencia decisiva en su pensamiento político, que tiene bien definido desde muy joven, como se aprecia en sus primeros trabajos como artista. De hecho, hace ya varios años que afirmó que tenía claro que acabaría entrando en prisión, una pena que estaba dispuesto a pagar porque creía que serviría de altavoz para sus ideas.

Se ha definido como autodidacta, comunista y antifascista y en los últimos años ha participado de todo tipo de manifestaciones y protestas. Entre sus partidarios se encuentran personas muy jóvenes, incluso adolescentes.

Antecedentes judiciales

Aunque su ingreso en prisión, el pasado martes, le ha llevado a la primera plana de los periódicos nacionales e internacionales, su primera detención data de hace casi una década.

El 4 de octubre de 2011, cuando solo tenía 23 años, fue arrestado, también como ahora, por el contenido de sus canciones. Las condenas, sin embargo, llegarían años más tarde.

En la actualidad acumula dos condenas firmes por enaltecimiento del terrorismo e injurias y calumnias a la Corona. La primera llegó en 2014, con una sentencia a dos años que fue confirmada por el Tribunal Supremo en 2015 y cuya ejecución fue suspendida en 2019 porque no tenía antecedentes penales.

En 2018 fue condenado de nuevo por los mismos delitos a dos años de cárcel y una multa económica. Hace unos meses el Tribunal Supremo ratificó esta condena pero rebajó la pena a 9 meses y un día de prisión, con tres votos a favor y dos en contra. Ahora las circunstancias han sido diferentes, porque ya sí cuenta con antecedentes penales, por lo que no cabía la suspensión de su entrada en un centro reclusorio.

Además, Hasél se ha enfrentado en otras dos ocasiones con la Justicia, acumulando otras dos sentencia condenatorias, aunque en este caso todavía en fase de recurso. La primera fue en junio de 2020, cuando fue condenado por agredir a un periodista que cubría una protesta en la Universidad de Lleida.

La segunda se conoció el 18 de febrero, tan solo dos días después de entrar en prisión, cuando Barcelona ya había ardido en llamas. La condena en esta ocasión fue por amenazas e intento e agresión contra un testigo en un proceso contra un Guardia Urbano. Sobre este caso, Hasél sostiene que se le ha condenado sin pruebas “en un claro montaje policial por denunciar a un falso testigo”.

Antes de todo esto, en 2011, había sido condenado a una pena de multa por desear la muerte al exalcalde de Lleida, Àngel Ros, en una canción, que la jueza consideró que no reunía los requisitos legales para ser considerada un delito de amenazas. Hasél, y el coautor de la pieza, Ciniko, sostuvieron que su canción era una denuncia social en tono satírico.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Paypal, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta