Icono del sitio La Nueva Cuba

Congresistas demócratas luchan por elevar los derechos LGBTQ sin protecciones a la libertad religiosa

WASHINGTON – Una batalla histórica por los derechos LGBTQ y la libertad religiosa llegó a un punto crítico el miércoles en el Capitolio, donde legisladores y activistas expresaron su apoyo y oposición a la llamada Ley de Igualdad.

La audiencia del Comité Judicial del Senado permitió a ambas partes articular sus posiciones.

“La discriminación sigue siendo una realidad diaria para los miembros de la comunidad LGBTQ”, dijo la senadora Tammy Baldwin (D-WI), quien se unió virtualmente a la audiencia y es el primer miembro abiertamente homosexual del Senado.

Baldwin dice que se han logrado muchos avances para los estadounidenses LGBTQ desde que llegó por primera vez a Washington en 1999, pero que se necesitan más. Ella y sus colegas demócratas creen que la Ley de Igualdad es el siguiente paso.

“Un estudio reciente de 2020 encontró que uno de cada tres estadounidenses LGBTQ, incluidos tres de cada cinco estadounidenses transgénero, experimentó discriminación durante el año pasado”, dijo el presidente y senador Dick Durban (D-IL). “Y por eso es fundamental”.

Los republicanos dejaron en claro que están de acuerdo en que la discriminación contra cualquier estadounidense está mal. Al mismo tiempo, quieren garantizar la protección de la libertad religiosa.

“Permítanme ser muy claro. Ninguna persona debe ser discriminada en Estados Unidos”, dijo el senador James Lankford (R-OK). “Eso es lo que somos. Es un principio constitucional básico”.

Pero Lankford señaló el tema de la vida y cómo la Ley de Igualdad obligaría a los empleadores e instituciones como las iglesias a proporcionar un seguro médico que cubra el aborto en violación de sus derechos religiosos protegidos constitucionalmente.

“Para las personas que creen que los niños de cualquier edad o el tamaño o etapa de desarrollo de la vida, no son intolerantes”, dijo Lankford. “Somos personas que vivimos por nuestra fe genuina y vemos a un niño como un niño”.

La Ley de Igualdad ampliaría la Ley de Derechos Civiles de 1964 ampliando la definición de clases protegidas para incluir la orientación sexual y la identidad de género.

El senador Chuck Grassley (R-IA) expresó su preocupación sobre lo que significaría la legislación para las instituciones religiosas como los hospitales católicos y metodistas. También compartió la historia de una joven que se vio obligada a competir contra hombres biológicos en su escuela secundaria.

Grupos conservadores como Heritage Foundation y Family Research Council se oponen a la Ley de Igualdad y casi 60 pastores negros han firmado una carta junto con la Campaña AND expresando su oposición a ella también.

Este grupo de pastores está respaldando la “Ley de Equidad para Todos”, que ofrecería protecciones de los derechos civiles LGBTQ en áreas como vivienda y empleo al mismo tiempo que protege la libertad religiosa.

La Ley de Igualdad enfrenta una batalla cuesta arriba en el Senado. La senadora Susan Collins (republicana por Maine) ha dicho que solo lo apoyará si se realizan enmiendas, incluidas exenciones religiosas. Otros republicanos moderados como Mitt Romney (R-Utah) también se oponen sobre la base de la libertad religiosa.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.
Salir de la versión móvil