EE.UU

Lo que Ocasio-Cortez aún no entiende sobre el Tribunal Supremo y la separación de poderes

Los últimos comentarios de la congresista malinterpretan o rechazan el papel clave que desempeña el Tribunal Supremo en salvaguardar las libertades constitucionales.

Como todo nuevo miembro del Congreso, la representante Alexandria Ocasio-Cortez se comprometió a defender la Constitución cuando hizo el juramento por su cargo. Pero las últimas críticas de la congresista socialista al Tribunal Supremo revelan que carece de la comprensión más básica del documento el cual prometió proteger.

Ocasio-Cortez se pronunció sobre la última propuesta de varios prominentes demócratas en el Congreso para “empaquetar” el Tribunal Supremo añadiendo cuatro nuevos jueces elegidos por los demócratas para inclinar su equilibrio ideológico a favor de su partido. Esta propuesta es desastrosa y peligrosa en sí misma. Sin embargo, la congresista no sólo respaldó el plan de convertir al Tribunal Supremo en un sello de aprobación, sino que esencialmente sugirió que no cree que el alto tribunal deba actuar como un control del Congreso en lo absoluto.

Según Fox News, Ocasio-Cortez cuestionó por qué los jueces “pueden anular las leyes que cientos y miles de legisladores, defensores y políticos consensuaron”.

“¿Cuánto nos beneficia la estructura actual?”, preguntó. “No creo que lo haga”.

Con estos comentarios, la congresista malinterpreta o rechaza el propio papel que desempeña el Tribunal Supremo en la salvaguarda de nuestras libertades constitucionales. Denuncia el hecho de que el poder judicial pueda anular a los responsables políticos elegidos, pero esa es exactamente la cuestión. La razón por la que tenemos una Primera Enmienda, por ejemplo, es porque se supone que nuestro derecho a la libertad de expresión está fuera de los límites -sí, incluso para “las leyes que cientos y miles de legisladores, defensores y políticos consensuaron”.

De hecho, la historia del Tribunal Supremo está plagada de ejemplos en los que leyes promulgadas por mayorías democráticas fueron anuladas por jueces con túnica para proteger nuestras libertades. He aquí unos cuantos:

  • En el caso Brown v. Board of Education de 1954, el tribunal dictaminó que la segregación racial en las escuelas públicas era inconstitucional, incluso si se promulgaba a través del proceso democrático.
  • En el caso Texas v. Johnson de 1989, el tribunal dictaminó que incluso si una mayoría de votantes quiere prohibir la quema de banderas, hacerlo es una restricción inconstitucional de la libertad de expresión.
  • En el caso Lawrence v. Texas de 2003, el tribunal dictaminó que los estados no pueden penalizar las relaciones sexuales consentidas entre adultos del mismo sexo, aunque muchos votantes y políticos lo quisieran, ya que hacerlo viola las libertades fundamentales.

Estudiar todos los casos en los que el Tribunal Supremo ha cumplido este importante papel antidemocrático para proteger nuestra libertad llevaría años. Los comentarios de Ocasio-Cortez sugieren que ella piensa que el apoyo mayoritario debe ser el único criterio para la legalidad de una política pública. La congresista debería reflexionar sobre esto, dado el hecho de que horrores como la esclavitud, la segregación y la negación del sufragio femenino contaron en su día con enormes mayorías de apoyo público.

El objetivo de nuestra Constitución es establecer un sistema de controles y equilibrios entre los distintos poderes de nuestro gobierno, para que no se extralimiten ni violen nuestros derechos. Al anular las leyes que sobrepasan los límites de la Constitución, el Tribunal Supremo desempeña un papel fundamental en el control del Congreso. Los políticos pueden seguir persiguiendo el mandato que los votantes les han dado; puede que simplemente tengan que reescribir las leyes o buscar caminos alternativos para cumplir con la Constitución.

El hecho de que Ocasio-Cortez parezca pensar que el Tribunal Supremo debe sellar cualquier cosa que ella y sus colegas aprueben con el “consenso” mayoritario revela una lamentable incomprensión o un desprecio absoluto por la Constitución la cual juró proteger.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta