Icono del sitio La Nueva Cuba

Colombia: Los violentos disturbios serían parte de la táctica nazi ‘revolución molecular disipada’

Mientras sigue la destrucción generalizada de la infraestructura del país, y los habitantes sufren privaciones de todo tipo, se establece un polémico diálogo entre el gobierno colombiano y los supuestos representantes de los manifestantes.      

No obstante: “Nadie sabe por qué y nadie sabe para qué ni bajo cuáles condiciones” sostiene el destacado abogado, economista y político colombiano, Fernando Londoño Hoyos, en su editorial del 7 de mayo. 

Para Londoño no hay garantía de que los disturbios cesen con el llamado diálogo, porque si esa hubiera sido una condición para iniciarlos ya los colombianos tendrían garantizado el libre acceso de alimentos, y la normalización del ritmo de vida habitual.

Por el contrario, continúan los disturbios que serían causados por la táctica revolución molecular disipada, con el objetivo de imponer un régimen marxista leninista, de acuerdo con Londoño.

Con este demoledor procedimiento los promotores del diálogo pasan a sustituir la voluntad de la nación, que se asume representada solo por el Congreso al que eligió democráticamente.

Un diálogo tan anómalo podría resultar funesto, porque, aunque las atribuciones del presidente, Iván Duque, están contenidas en la constitución, sus interlocutores podrían exceder esas disposiciones con sus exigencias, llegándose así a un golpe de estado, objetivo de la revolución molecular disipada en términos del chileno Alexis López. 

López fue miembro del movimiento nazi en su país, y entrenó en esas estrategias a estudiantes colombianos. Fue vinculado con el expresidente Álvaro Uribe, de quien habría sido su ‘ideólogo’ según refiere el internauta @EpicuroDeSamos_.

“El “ideólogo” que estuvo hace unos meses enseñando la “revolución molecular disipada” en las escuelas militares en Colombia”.

Y agregó: “Uribe citó un trino referente a ese concepto y, casualmente, se desató un baño de sangre sobre el pueblo”.

De hecho, los interlocutores no tienen ninguna legitimidad y para empeorar la situación Duque no exigió el fin de los disturbios, entregando la nación en manos de sus adversarios apoyados solo en la violencia. 

De seguir por ese camino, la Constitución sería cambiada: “para sustituir la economía del mercado por la planificación central del comunismo”, presagia Londoño, lo que conduciría al país a la miseria: “nos llevan a la esclavitud, nos llevan a la ruina de las instituciones, a la ruina del país”.

Por otro lado, el globalismo estaría tras la posesión de Colombia, un país con grandes riquezas naturales, bañado por los dos océanos y con una posición geoestratégica incomparable.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.
Salir de la versión móvil