Desde Cuba

“Ni la vacuna está terminada, ni esto está bien organizado”, lamentan los cubanos

Incertidumbre y quejas entre los voluntarios para la intervención masiva con Abdala y Soberana 02

En Regla se ha sumado esta semana un nuevo motivo para hacer cola. El poblado, ubicado al este de La Habana, es uno de los elegidos para la intervención sanitaria con el candidato vacunal Abdala, pero los pocos consultorios habilitados y los problemas organizativos lastran el proceso que solo incluye a personas mayores de 60 años.

Una fila delata el lugar donde desde este 12 de mayo comenzó el proceso. Se trata del consultorio 22 del médico de la familia donde han sido convocadas las personas residentes en el área, que reúnen todos los requisitos y que normalmente deberían ser atendidas en varios locales de la zona próximos a la calle Facciolo.

Ahí, el comentario principal era el brote de covid-19 en el centro de niños sin amparo filial de la vecina Guanabacoa, ubicado en la mansión que le fue confiscada en 2015 al reguetonero Gilbert Man. En el incidente epidemiológico han resultado contagiados cuatro niños y tres trabajadores, de los cuales uno falleció este miércoles.

“Nos recogieron el carné de identidad durante la hora que había que estar en vigilancia, para que a nadie se le ocurriera irse para la casa antes del tiempo establecido”

Carmela, de 72 años, fue una de las que hizo este miércoles la fila desde las 11 de la mañana y hasta las 4:30 de la tarde para acceder a la inyección en el consultorio de la calle Facciolo. “Nos recogieron el carné de identidad durante la hora que había que estar en vigilancia, para que a nadie se le ocurriera irse para la casa antes del tiempo establecido”, cuenta a este diario.

“No he tenido síntomas ninguno, pero la espera me pasó factura porque había mucha desorganización. Lo que me duele ahora son los pies del tiempo que tuve que estar de pie hasta que alcancé un asiento en el portal”, se queja. “En un momento una mujer que iba acompañando a su mamá tuvo que entrar a ayudar a las técnicas porque todo iba muy lento”.

“Aunque todo el tiempo hablaban de vacuna y de vacunar, le tuve que aclarar a la enfermera que todavía es un candidato, eso lo leí en internet”, detalla Carmela. “No le gustó que se lo dijera, pero como a esas alturas yo estaba mandada como una locomotora por tantas horas allí, le dije que ni la vacuna está terminada, ni esto está bien organizado”.

La cola a las afueras del consultorio de la calle Facciolo, en Regla, esperando la inoculación con Abdala. (14ymedio)
La cola a las afueras del consultorio de la calle Facciolo, en Regla, esperando la inoculación con Abdala. (14ymedio)

Varios contemporáneos de Carmela no pudieron recibir la dosis por problemas de salud. “A mi vecina le dijeron que no porque tenía la presión por las nubes. Claro, si se había pasado un montón de horas esperando”. Al menos otras tres personas, refiere la anciana, tampoco fueron inyectadas por cuestiones vinculadas a la diabetes o la alergia al timerosal, un compuesto presente en el preparado.

Pasado el mediodía, una camioneta azul trajo este jueves la merienda para el personal que aplica el candidato vacunal. Bajo el tórrido sol de mayo, el vehículo que llevaba en un lateral la siglas de la Empresa de Proyectos, Construcciones y Servicios Navales (Ceprona) descargó el único sustento de todo el día para una decena de trabajadores que están en el lugar desde las primeras horas de la mañana. El menú: pan con mayonesa y un refresco azucarado metido en una pequeña bolsa de nylon. El precio: 3,40 pesos por cada módulo.

Con caras largas y cansadas, los sanitarios recibieron la merienda que comieron por turnos mientras en el portal del consultorio, un inmueble pintado de un azul que brilla bajo “los rayos del indio”, al decir de un jubilado que esperaba, se acumulaban los próximos pacientes. Afuera, otra fila intentaba cobijarse bajo la cada vez más estrecha sombra que proyectaban los salientes de las casas sobre la acera.

“Llevo un año sin poder ir a una consulta de estomatología, si no priorizan a los dentistas de esta zona vamos a sobrevivir a la pandemia pero nos vamos a quedar sin dientes”

El proceso está teniendo lugar en este municipio, con 41 puntos habilitados en las zonas de Loma modelo, Guaicanamar y Casablanca, durante diez días, un tiempo que algunos calculan que ayudará a disminuir las colas y las improvisaciones. “No voy hasta la semana que viene, hasta que las enfermeras no estén en la puerta llamando a la gente que pasa por la calle”, ironizaba este jueves un jubilado.

Otros sienten la falta de un proceso similar que involucre al personal sanitario de la zona. “Llevo un año sin poder ir a una consulta de estomatología, si no priorizan a los dentistas de esta zona vamos a sobrevivir a la pandemia pero nos vamos a quedar sin dientes”, declara a 14ymedio Yailín, madre de dos niños que este jueves aguardaba en una cola para comprar detergente en un comercio estatal.

“Aquí se pudieron vacunar cinco jóvenes ayer porque quedaron esa cantidad de vacunas después de que pasó toda la gente mayor que fue al consultorio”, explica Yaima, de San Miguel del Padrón. “Nos dijeron que no podía quedarse ninguna dosis guardada en el lugar así que las que había tenían que ser inyectadas”.

“En este barrio que siempre pregonan bocadito de helado o galletas, ayer escuchamos la voz de la enfermera gritando ‘vacuna’ porque si se les queda algún bulbo es malo para ellos, tienen que aplicarlos todos. Eso es lo que les han ordenado”, explica Yaima.

Camión que llevó la merienda para los sanitarios del consultorio en Regla. (14ymedio)
Camión que llevó la merienda para los sanitarios del consultorio en Regla. (14ymedio)

En el cercano poblado de Casablanca, dentro del propio municipio de Regla, algunos se muestran entusiasmados pero cautelosos. “Mi suegro se puso la primera dosis de Soberana y se siente bien, pero aquí están hablando de campaña de vacunación mientras en la televisión siguen hablando de candidatos vacunales”, advierte El Flaco, un joven de la zona.

“Esa es la parte que a mí no me acaba de convencer, aunque en lo personal no tengo miedo de inyectarme porque soy una persona joven y saludable, no debe pasar nada, pero la gente mayor con alguna patología es lógico que sientan miedo porque por un lado te hablan de ‘candidatos vacunales’ y por otro de vacuna”.

Este miércoles comenzó en La Habana un “estudio masivo de intervención”, en palabras del Ministerio de Salud Pública, con dos de los cinco candidatos vacunales que desarrolla la Isla, los dos más avanzados: Abdala y Soberana 02.

Esa intervención prevé la administración de esas fórmulas a más de 1,7 millones de habitantes de la capital cubana de aquí a agosto, aunque aún está pendiente la autorización para su uso de emergencia.

Abdala concluyó la aplicación de dosis de la tercera fase de ensayos clínicos, mientras que Soberana 02 debe hacerlo en los próximos días, pero de ninguna de las pruebas se han publicado estudios revisados por pares.

Mientras tanto, las autoridades anunciaron este jueves 1.186 nuevos casos de covid-19 y 10 fallecidos, con lo que acumula hasta la fecha 120.561 positivos y 778 muertos por la enfermedad.

________________________

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta