Internacional

Sobre su éxito en COVID “Taiwán sabe que China comunista siempre dice mentiras”: funcionario de salud

No confiar en la propaganda de China autoritaria y restringir los viajes hacia y desde China en los primeros momentos de la pandemia de COVID-19 fueron factores clave para que Taiwán haya gestionado con éxito la pandemia, declaró esta semana a The Epoch Times uno de los principales responsables de la salud pública de Taiwán.

En una entrevista exclusiva en el emblemático Grand Hotel de Taipei, el Dr. Shiing Jer Twu —presidente del Centro de Desarrollo de Biotecnología de Taiwán, exministro de Salud y exdirector general de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Taiwán— compartió sus ideas sobre cómo el país pudo mantener el nivel de muertes por COVID-19 por debajo de un total de 15 fallecidos desde el comienzo de la pandemia.

El Dr. Twu, doctor en salud pública por la Universidad de California, Los Ángeles y licenciado en medicina y salud pública por la Universidad Nacional de Taiwán, declaró que un escepticismo objetivo respecto al atoritarismo de China y a su propaganda ayudaron al Taiwán democrático a defenderse del virus del PCCh (Partido Comunista Chino), causante de la enfermedad COVID-19.

“Taiwán sabe que la China comunista siempre dice mentiras”, dijo el Dr. Twu. “Cuando ellos publican algo, incluso si la Organización Mundial de la Salud dice algo que está de acuerdo con China continental, la China comunista, nosotros no le creemos. Nosotros solo vemos la verdad de si esto es cierto o no es cierto, ¿qué debemos hacer? Solo lo hacemos científicamente y no creemos en lo que ellos dicen”.

El Dr. Twu, quien fue ministro de Salud de Taiwán en 2002 y 2003 —durante la pandemia de SARS que se originó en Guangdong, China— afirmó que el tiempo que Taiwán tardó en gestionar eficazmente la pandemia de SARS fue “el más corto de todo el mundo” y que la experiencia de Taiwán en la gestión del SARS “se convirtió ahora en la base del éxito contra COVID-19”.

El exministro citó dos eslóganes en mandarín, que acuñó durante la pandemia de SARS como fundamentales para la gestión de COVID-19 en Taiwán. “En primer lugar, decimos: ‘Prevención rápida y experta de la epidemia’. El gobierno es muy rápido, [y tiene] expertos respetables. Entonces, a continuación ‘Todos los ciudadanos se mueven para salvaguardar la salud pública’”, dijo el Dr. Twu. “Esto significa que nuestra población promedio se activó para protegerse y proteger a los demás. Esto es científico. Esto es democracia. Pero en democracia, es muy difícil pedir a la población que coopere con el gobierno para hacer todo (…) Pero los taiwaneses, casi todos siguen las regulaciones y los requerimientos del gobierno, sobre ponerse mascarillas, todo. Desde el jardín de infancia hasta la población muy mayor”.

El Dr. Twu dijo que la disminución de los viajes desde la China autoritaria hacia la democrática Taiwán, derivada del aumento de la tensión política entre ambos países tras la elección de la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen, también contribuyó inesperadamente a la exitosa defensa contra COVID-19, después de que el virus apareciera por primera vez en Wuhan, China.

“A China no le gusta Taiwán, por lo que dicen que prohíben a los chinos ir a Taiwán a hacer turismo (…) porque Tsai Ing-wen se convirtió en la presidenta [de Taiwán], ellos no están contentos. ‘Nuestra gente no puede ir a Taiwán’, dicen ellos. ‘Oh, gracias, afortunadamente, no vienen acá’, les decimos nosotros (…) Después de que aparecieran los casos de COVID-19, rápidamente impedimos que nuestra población fuera a China”, declaró el Dr. Twu. “Nuestras comunicaciones se detuvieron muy rápidamente debido a esto, por lo que nuestra epidemia no es tan grave”.

El Dr. Twu dijo que, dado que China sigue bloqueando la participación de Taiwán, una nación democrática de 24 millones de habitantes, como parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Taiwán se ha convertido en una nación particularmente autosuficiente en lo que respecta a la salud pública. “Como no somos miembros de la OMS, siempre dependemos solo de nosotros mismos y sabemos lo que es la China comunista. Todos ellos dicen mentiras”, dijo el Dr. Twu.

La China autoritaria también sigue impidiendo que Taiwán participe en la reunión anual de la Asamblea Mundial de la Salud (AMS), el órgano decisorio de la Organización Mundial de la Salud. La reunión de la AMS de este año está prevista para fines del mes.

El Dr. Twu declaró que se debería permitir a Taiwán unirse tanto a la AMS como a la OMS y que Taiwán podría ayudar al mundo compartiendo con otros países su experiencia en la gestión de pandemias.

“Antes, nosotros intentamos mencionar que si Taiwán no puede entrar en la OMS o en la AMS, la reunión no es buena para los taiwaneses. Nuestro derecho a la salud se ha roto. No es igualitario, no es bueno”, dijo el Dr. Twu. “Pero este año hemos cambiado. Ahora, si se bloquea a Taiwán, no se están bloqueando los derechos de salud de los taiwaneses, se están bloqueando los derechos de salud de todo el mundo. Ahora Taiwán no va a pedir ayuda. Ahora, Taiwán va a ayudar a los otros países. Esto es lo que le dije a nuestro Departamento de Asuntos Exteriores. No estamos solo para nosotros, estamos para todo el mundo”.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta