Internacional Noticias Relevantes

Esta vez Israel debe acabar con Hamás

Comentario

A veces, cuando los psicópatas, religiosos o no —gente cuyos estatutos instan a los fieles a “matar a todos los judíos”, incluso a los árboles judíos, sea lo que sea o lo que pueda ser —lanzan misiles sobre tu país una y otra vez, intentan destruirte de cualquier manera, cavan túneles bajo tu propiedad, lanzan globos incendiarios sobre tus escuelas y granjas, vuelan drones hacia tus aeropuertos e incluso instalaciones nucleares, es hora de decir “¡basta!”.

O, en la jerga local, “dayenu“.

Es hora de acabar de una vez por todas con las malvadas organizaciones terroristas Hamás y la Yihad Islámica que han estado atacando el corazón de Israel prácticamente desde que Israel entregó libremente Gaza a los palestinos, primero a la Autoridad Palestina y luego a Hamás después de que asesinaran a los funcionarios de la AP en una miniguerra civil y se hicieran con el territorio como una dictadura fanática.

Cada pocos años, Hamás (y sus ahora multimillonarios dirigentes) aprovecha algo, algún asunto del Monte del Templo, un barrio en el que, en su opinión, se están instalando demasiados judíos, y comienza una lluvia de misiles, con el objetivo de alcanzar al mayor número posible de civiles inocentes y prender la “calle árabe”.

El actual bombardeo, gracias en gran medida a Irán, es la mayor de la historia, con armas modernas que pueden alcanzar a todo el Estado judío con importantes cargas explosivas.

En varias ocasiones las Fuerzas de Defensa de Israel se han visto obligadas a entrar en Gaza para poner fin a estos bombardeos.

Eso parece estar ocurriendo de nuevo ahora. En el momento de escribir este artículo, las Fuerzas de Defensa de Israel parecen estar a punto de realizar una incursión terrestre, si es que no han llegado al borde.

Sea cual sea el caso, esta vez deberían terminar el trabajo. Finalmente.

No deberían escuchar a Estados Unidos ni a nadie.

Es una pena que la vida en la región haya mejorado tanto para todos —árabes y judíos— mientras el temido hombre de pelo naranja estaba en el cargo, y casi en el momento en que Joe Biden le sustituyó, las cosas se fueron inmediatamente hacia abajo como todo lo demás. (¿Estaba Hamás esperando esto? Probablemente).

Pero por muy reciente que fuera, aquello era entonces y esto es ahora. No podemos ser nostálgicos, por muy tentador que sea. Con esos letales misiles iraníes —por qué está Biden negociando con los mulás ahora, por cierto… no me hagan hablar de eso— en manos de Hamás, los hechos sobre el terreno son abrumadores y deben ser tratados.

No siempre he pensado así. Apoyé la negociación y una solución de dos Estados, incluso cuando se hizo evidente, a menos que tu cabeza estuviera tan enterrada en la tierra que saliera por el otro lado, que los palestinos no tenían ningún interés en una. También quería que el ejército israelí mostrara “moderación”, al menos en la medida de lo posible.

Estaba orgulloso de que la IAF fuera la única fuerza aérea que “tocaba en el techo” de su objetivo, llamando por teléfono a los ocupantes para darles media hora para desalojar el lugar y salvarse, antes de que el edificio fuera destruido.

Ya no. No me importa lo educadas que sean ahora las fuerzas armadas israelíes. Solo me importa que ganen.

He estado varias veces en la tierra de Israel, a lo largo de múltiples años, mientras se convertía en un país extraordinario, y odio verlo desbordado por alborotadores que actúan como un clon árabe de Antifa. He perdido toda la paciencia. De hecho, la paciencia, que suele ser uno de los rasgos más elogiables, ya no tiene sentido en este caso.

Si se recurre a las redes sociales, se puede ver por qué. La situación actual ha estimulado un verdadero espectáculo de antisemitismo en todas las plataformas (especialmente en Tik Tok), casi sin oposición. Todo, y digo todo, es culpa de Israel. Da igual que estés en Rusia durante los pogromos o en la Alemania nazi.

(Por supuesto, oirás que esto viene de la “extrema derecha”, pero es la mayor mentira que puedes encontrar. Casi todo viene de la izquierda).

La negación del Holocausto a la antigua está de vuelta con una venganza, llegando, al parecer, desde un video de Tik Tok con innumerables “likes” y “shares”, a los niños estadounidenses de once años, uno de los cuales insistió a su familia en que las cámaras de gas nunca existieron —su profesor se lo había dicho— y que fueron inventadas para distraer al público del mal de la esclavitud.

Sin embargo, esto debería ser una novedad para Hamás, uno de cuyos cánticos favoritos en inglés (para consumo de los medios de comunicación, sin duda) en las manifestaciones es “Hamás, Hamás, judíos al gas”.

No se puede tener las dos cosas. No es que eso le importe a ninguna de estas personas. El propósito de la propaganda es transmitir cosas que tienen poca o ninguna relación con la verdad, de hecho son contrarias a ella.

El Jerusalem Post tiene un artículo sobre lo que se puede hacer con estas innumerables mentiras de las redes sociales sobre Israel. La intención del Post es elogiable, pero la realidad es que es imparable. Las redes sociales, ya deberíamos saberlo todos, son el engendro del Diablo. Créalo bajo su propio riesgo y el del mundo.

Pero hay algo que se puede hacer con respecto a Hamás.

Israel, y aquellos de nosotros que lo apoyamos —incluso algunos judíos liberales, si es que pueden ser sacados de su letargo moralmente narcisista— pueden ignorar la opinión pública por una vez, no va a mejorar de todos modos, olvidarse de este asunto de “luz para las naciones” que nadie pudo cumplir en primer lugar, e ir a fondo contra los terroristas de Hamás y la Yihad Islámica.

Sin piedad, esta vez. Dresden a tope —o suficiente Dresden para que sepan de una vez que van muy en serio— agite desesperadamente la bandera blanca y desármese como hicieron Alemania y Japón.

Si no ganan una guerra, me refiero a ganarla de verdad, como han visto tanto Estados Unidos como Israel en su detrimento, van a volver a luchar una y otra vez.

Roger L. Simon es un novelista galardonado, guionista nominado al Oscar, cofundador de PJMedia y ahora editor general de The Epoch Times. Sus libros más recientes son “The GOAT” (ficción) y “I Know Best: How Moral Narcissism Is Destroying Our Republic, If It Hasn’t Already” (no ficción). Se lo puede encontrar en Parler como @rogerlsimon. 

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta