Desde Cuba

El Gobierno cubano busca aplicar ‘recetas neoliberales’ con los jubilados

Un nuevo Decreto Ley propone beneficios económicos para retirados por edad que se reincorporen al trabajo

La “nueva estrategia socioeconómica de Cuba para enfrentar la crisis global” se parece cada vez más a a lo que el régimen de La Habana llama neoliberalismo. La gratificación por alargar la edad de jubilación es una de las recetas más recurrentes en las sociedades capialistas para resolver el desequilibrio en las cuentas públicas que provoca el envejecimiento poblacional mientras aprovecha la mejora de la esperanza y calidad de vida.

En los últimos años, esta estrategia ha avanzado por Europa. Hace apenas un mes, España, uno de los países más envejecidos del mundo, avanzaba una medida para estimular el retraso de la jubilación. Un cheque de 12.000 euros para quien desee seguir trabajando después de los 66, edad mínima para retirarse en ese país.

Los jubilados por edad tienen derecho a percibir, con carácter general, salario y jubilación de forma conjunta. Además, cuando llegue el momento del retiro, se incrementará la paga en un 2%

Cuba parece haber encontrado en estas recetas, teóricamente incompatibles con el ideario comunista, su salvación con la aprobación de un Decreto Ley publicado la pasada semana en la que se invita a los jubilados a reincorporarse al trabajo con unos incentivos económicos.

Hasta la fecha, para calcular la pensión o jubilación se establecía un límite de hasta el 90% del salario promedio. “Con la aplicación de este Decreto Ley 36, esto cambia si el interesado se mantiene por cinco años después de su reincorporación”, explica la prensa oficial.

Por un lado, los jubilados por edad tienen derecho a percibir, con carácter general, salario y jubilación de forma conjunta. Además, cuando llegue el momento del retiro, se incrementará la paga en un 2%.

Virginia Marlén García Reyes, directora general del Instituto Nacional de Seguridad Social (Inass), dijo a la prensa oficial que hay “avidez” entre los directivos por poner en marcha la norma. Además, señaló que las autoridades tienen el propósito de “flexibilizar” los trámites. Con la nueva norma, los jubilados podrán ser contratados nuevamente, incluso, en el mismo cargo que ocupaban cuando se retiraron.

Pero, como es habitual, la mayoría de los ciudadanos no encuentra ventajas en la propuesta. Eduardo Moreno, de 67 años y vecino de La Habana Vieja, considera la “invitación” “un abuso” y “una falta de respeto” para todos los que durante años trabajaron para el Estado. “Estuve justo 45 años trabajando de funcionario en un ministerio, fue duro, muy duro, y ahora quiero estar en mi casa con los nietos”, dice.

El temor, entre algunos de los consultados, es que, en medio de la crisis económica y social que vive Cuba, habrá mayores que se vean empujados a echar mano de la propuesta por necesidad.

“Todo lo pintan muy bonito en el periódico pero con los precios tal y como están ahora ni aunque tenga uno tres salarios se puede comprar lo básico que se necesita. Una amiga mía dice que a ella le conviene, pero también porque vive sola y no tiene quien la ayude, de esa gente es de la que se van a aprovechar. Lo que deben hacer es subir las pensiones”, dice Georgina, de 51 años. La mujer, residente en el municipio de Plaza de la Revolución, aún tiene edad de trabajar pero ni se plantea hacerlo después de lo necesario. “Conmigo que no cuenten”, dice, y añade que se quedará en su casa aunque el país “se esté cayendo a pedazos”.

“Una amiga mía dice que a ella le conviene, pero también porque vive sola y no tiene quien la ayude, de esa gente es de la que se van a aprovechar”

Adriana Ramírez sí está jubilada, pero a sus 62 años tampoco piensa en la reincorporación. “Yo trabajé 35 años despachando tras un mostrador y ahora quiero descansar aunque no tenga con qué ni dónde. Tengo a mi hijo y a un sobrino que me ayudan mucho y puedo darme el lujo de decirle (al Gobierno) redondamente que no. Por desgracia, son muchos los que tienen como única entrada económica la pensión [hace un gesto con la mano expresando lo pequeño de estas] y tendrán que pensarlo dos veces antes de negarse”.

“Los jóvenes se van todos por la falta de oportunidades y ahora quieren explotarnos hasta lo último”, añade Ramírez, residente en Nuevo Vedado. El problema de la emigración se une en Cuba al desequilibrio entre nacimientos y muertes, agravado por la pandemia. En 2020, el número de fallecidos superó al de nacimientos, vieron la luz 105.000 niños y murieron 111.000 personas, y los demógrafos creen que la tendencia se mantendrá.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta