Desde Cuba

Mary Karla Ares denuncia “largas horas de interrogatorios” y “tortura psicológica”

La reportera acusa a la Seguridad del Estado de provocar el día de la protesta en la calle Obispo

La reportera independiente Mary Karla Ares ha denunciado haber sido sometida a “largas horas de interrogatorios” y “tortura psicológica” durante los 27 días que permaneció detenida tras manifestarse en la calle Obispo el pasado 30 de abril. La joven aseguró que aquel día todos los arrestados fueron “violentados” y “muy golpeados”.

“Tenemos derechos a reclamar por lo que nos interesa, por un amigo, por lo que sea”, reivindicó Ares, colaboradora de Amanecer Habanero, un medio de comunicación comunitario del Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (Iclep), este martes durante una emisión en vivo en su perfil de Facebook.

La reportera explicó que fue la Seguridad del Estado la que comenzó a provocar el día de la protesta en la calle Obispo, además de hacer uso de la fuerza para llevarse detenidos a los participantes. “Nosotros no estábamos haciendo nada, estábamos sentados. Supuestamente comenzamos a armar desorden público, cuando ocurrió todo lo contrario: no estábamos gritando, ni yo estaba siquiera grabando“.

Esteban Rodríguez, reportero de ADN Cuba, fue la primera persona a la que la policía política intentó arrestar. “Y no lo íbamos a permitir. Esteban estaba sentado en un banco. Íbamos muy pacíficamente a hacerle una velada a Luis Manuel, llevábamos flores y velas”, explicó.

“Me sentí como la criminal más grande del mundo sin tener ningún delito porque considero que no cometí ningún delito, estuve presa por expresar mis ideas”, dice la reportera

Las autoridades imputaron a Ares, como al resto de manifestantes, un delito de desorden público y resistencia y el pasado miércoles fue trasladada a la cárcel de mujeres del Guatao, en La Habana. Allí, cuenta, pasó “mucho hambre”. “La comida era pésima, bajé mucho de peso. Tuve serios problemas de salud allá dentro”, sostiene la joven, que no pudo conseguir analgésicos para los dolores que padeció en prisión.

“Me sentí como la criminal más grande del mundo sin tener ningún delito porque considero que no cometí ningún delito, estuve presa por expresar mis ideas”, dice la reportera.

Ares manifestó estar mejor de ánimo tras saber que el artista Luis Manuel Otero Alcántara fue dado de alta médica el pasado lunes. Sin embargo, está muy preocupada por los demás activistas que continúan arrestados, porque “son personas tan libres” como ella aunque en estos momentos no cuentan con “toda la libertad” que merecen.

La reportera pudo volver a su casa el pasado sábado con una medida de “reclusión domiciliaria”. Su familia había interpuesto varios recursos, desde un habeas corpus hasta una puesta en libertad provisional a la espera de juicio, ambos rechazados.

De los manifestantes en solidaridad con Otero Alcántara detenidos el 30 de abril aún quedan en prisión, además de Rogríguez, los activistas Thais Mailén Franco, Inti Soto Romero, Yuisán Cancio Vera y Luis Ángel Cuza.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta