Noticias Relevantes

Esta latina pidió ayuda a la policía: la arrestaron, la desnudaron e incluso le extrajeron sangre injustamente

De la noche a la mañana, Yessenia García se volvió un rostro conocido en su comunidad de Arizona, pero no por las razones que hubiera deseado: sus fotos aparecieron en la prensa junto a titulares que la describían como una delincuente. Ahora que su abogado probó que en realidad fue víctima de la policía, su meta es reparar el daño que le dejó esta mala publicidad.

“Quiero limpiar mi nombre”, afirmó la joven hispana en una entrevista con la cadena de televisión local ABC15, la primera que reportó sobre su caso.

En mayo de 2020, García y un amigo salieron de un bar en la ciudad de Scottsdale. Eran alrededor de las 10:30 de la noche. Cuando llegaron al lugar en donde habían aparcado su auto, descubrieron que alguien había destrozado el parabrisas.Foto de prontuario de Yessenia García. © Proporcionado por Telemundo Foto de prontuario de Yessenia García.

Llamaron a la policía local para reportar el incidente. Pero lo que siguió fue una escena surreal: en lugar de hallar a los culpables, García fue quien terminó esposada, conducida a la estación, obligada a desnudarse, a proveer una muestra de sangre contra su voluntad y, poco después, acusada de haber atropellado a un transeúnte y darse a la fuga.

“Ya sabemos lo que pasó aquí”, les dijo un oficial al llegar a las afueras del bar, de acuerdo con videos de su cámara corporal que fueron obtenidos por el abogado de García, Ryan Tait.

“Su automóvil estuvo involucrado en un accidente en el que el culpable se dio a la fuga”, agregó otro oficial mientras le leían los derechos a la joven y la esposaban. Y le advirtió: “No hagas muecas como si no supieras de lo que estoy hablando”.

García estuvo en la estación por 45 minutos, en los que sintió que nada de lo que trataba de explicar hacía diferencia. A cada explicación que daba, los oficiales le decían que estaba mintiendo.

Les dijo a los oficiales que ella no era la persona que estaban buscando, les pidió que interrogaran a los guardias de seguridad del bar donde se encontraba para corroborar su historia. Los agentes la ignoraron e insistieron en que el capó de su automóvil estaba caliente, lo que probaba que había estado involucrado en el accidente y que la ropa de García tenía trozos de vidrios rotos.

Dos mujeres oficiales la desnudaron en la estación para recoger evidencia de su ropa y, más adelante, le dijeron que habían obtenido una orden judicial para extraerle sangre, pero se negaron a mostrarle el documento.

“No tengo tiempo que perder contigo leyendo documentos”, le dijo un oficial a García, “si no extiendes el brazo, te amarraremos”.

Después de satisfacer las demandas de los policías, la dejaron marcharse. Le impusieron dos cargos por conducir bajo la influencia y por no detenerse en la escena de un accidente que causó lesiones o muerte a una persona.

Más adelante su abogado probaría a partir de grabaciones de seguridad que García era inocente. Los videos mostraban que su automóvil nunca abandonó el parqueo donde la arrestaron y un extraño que aún no ha sido localizado por las autoridades efectivamente se subió al capó y pateó el parabrisas antes de destrozarlo.

El Departamento de Policía de Scottsdale terminó retirando los cargos contra la joven un mes después, pero ya había hecho un daño irreparable.

Antes de que el incidente fuera investigado y García contratara a un abogado para esclarecer lo ocurrido aquella noche, su foto de prontuario fue publicada en internet y circulada ampliamente en los medios de comunicación junto a titulares poco halagüeños.

García, quien se decidió a contar públicamente su historia este año, dijo a la web informativa Vice que, aunque fue absuelta del delito, su reputación fue seriamente afectada. Su empleador le dijo al departamento de Recursos Humanos y al gerente de su empleo que habían visto noticias sobre lo sucedido y que podría enfrentar consecuencias.

“Este arresto definitivamente afectó mi reputación de una manera que nadie querría que fuera afectada”, dijo García, “ha sido estresante no saber cuándo alguien te mira de manera diferente o si con quien estás hablando ha visto tu foto policial o te reconoce. Tener siempre esto en la mente me ha creado ansiedad”.

Para su abogado, Yessenia corrió con suerte. El jurista dijo que, de no haber existido evidencia contundente a favor de la historia de su clienta, una persona inocente podría haber terminado en la cárcel.

“Estamos agradecidos de que existiera el video de vigilancia que demostró su inocencia”, dijo Tait, “este caso destaca el hecho de que hay muchas más personas en la posición de Yessenia que no tienen el beneficio de tener pruebas concluyentes de su inocencia, y que muchas veces la policía puede llegar a conclusiones apresuradas”.

García presentó una demanda federal contra el departamento y los oficiales involucrados en el arresto en mayo de 2021. Sin embargo, dijo que varios abogados se han mostrado escépticos de que ese cuerpo de oficiales termine pagando por sus malas práctica en el caso.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta