EE.UU

Por qué los estadounidenses prefieren el capitalismo de libre mercado al socialismo del gran gobierno ?

Nuestra reciente encuesta, que mostró que el “capitalismo de libre mercado” era favorecido por un 59 por ciento contra un 16 por ciento sobre el “socialismo del gran gobierno”, fue una sorpresa para algunos en el establishment. Muchos estaban convencidos que el socialismo estaba ganando partidarios, y que teníamos que dedicar nuestro tiempo a disculparnos por el capitalismo a medida que éste declinaba.

Afortunadamente, parece que dos generaciones de adoctrinamiento educativo y la parcialidad de los medios de comunicación no han hecho disminuir la fe en el Capitalismo de Libre Mercado—ni han aumentado significativamente el apoyo al Socialismo del Gran Gobierno.

Hay tres razones para ello.

La primera es cultural. Una profunda creencia en los logros, el trabajo duro, los grandes sueños y el éxito forman el corazón de la cultura estadounidense. El espíritu de la creencia estadounidense en la superación queda plasmado en el Trofeo Heisman, en la victoria en el Torneo de Maestros, en los programas de televisión sobre grandes chefs, en la Final Four de baloncesto universitario y en los ganadores de programas como Dancing with the Stars—la lista es interminable. Fuente: The Epoch Times en español

Como dijo el general George S. Patton a sus tropas:

“Los estadounidenses aman a los ganadores y no toleran a los perdedores. Los estadounidenses juegan para ganar todo el tiempo. Ahora bien, no daría ni un grito en el infierno por un hombre que perdiera y se riera. Por eso los estadounidenses nunca han perdido ni perderán una guerra”.

Los buenos activistas radicales podrían burlarse de Patton como un ejemplo obsoleto del pensamiento de la derecha, pero la mayoría de los estadounidenses resonarán con su tema. Por eso hay tanta rabia por fracasar y dejar atrás a los estadounidenses en Afganistán.

La creencia en el trabajo duro y en los logros queda plasmada en la reacción a la insensata nueva ley de Oregón que suprime los estándares en matemáticas, lectura y escritura para los estudiantes de secundaria. Según Rasmussen, el pueblo estadounidense rechaza la abolición de los estándares de graduación por un 81 por ciento frente a un 12 por ciento. De hecho, la mayoría de los estadounidenses cree que el colapso de los estándares perjudica a las minorías y a los niños pobres que necesitan los estándares para poder aprender lo suficiente para ascender.

El socialismo del gran gobierno no supera estas pruebas culturales. Hace hincapié en subvencionar la dependencia, en dar dinero a personas que no se lo han ganado, en apuntalar intereses con conexiones políticas (aunque siempre fracasen), en favorecer a las burocracias por encima de las pequeñas empresas y en discriminar a las personas con éxito. Esto aliena a la mayoría de los estadounidenses y es contrario a su sentido de cómo debe vivirse la vida.

La mayoría de los estadounidenses creen que nuestro Creador nos ha dotado de ciertos derechos inalienables, como la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Y la mayoría de los estadounidenses creen que la “búsqueda de la felicidad” significa trabajar para lograr su propio éxito. No creen que se nos garantice un “derecho a la felicidad”. Por eso la mayoría de los estadounidenses están a favor de la idea de la “igualdad de oportunidades”, pero rechazan la intervención del gobierno para imponer la “igualdad de resultados”.

En segundo lugar, la historia estadounidense enseña el valor del capitalismo de libre mercado. Hay un cierto simbolismo en que la Declaración de Independencia y “La riqueza de las naciones” de Adam Smith se escribieran el mismo año—1776. Este fue un año importante y decisivo para la libertad política y económica. Los Padres Fundadores conocían muy bien la obra de Smith. Como primer Secretario del Tesoro, Alexander Hamilton (de fama musical) escribió el Informe sobre las Manufacturas al Congreso, que es un modelo de pensamiento económico sólido. Fuente: The Epoch Times en español

Los primeros norteamericanos apoyaban con ahínco la autopromoción, el soñar a lo grande y el lanzamiento de nuevas empresas. El espíritu del capitalismo de libre mercado llevó a Estados Unidos a convertirse en la sociedad tecnológicamente más avanzada, próspera y talentosa del mundo. A lo largo del siglo XIX hubo un flujo constante de inventos e inversiones—desde el barco de vapor de Robert Fulton hasta el telégrafo de Samuel Morse, pasando por el ferrocarril transcontinental de Abraham Lincoln. Luego, los hermanos Wright inventaron el avión; Henry Ford inventó los automóviles asequibles y de producción masiva; y Thomas Edison inventó la luz eléctrica, el cine y decenas de otras cosas.

Incluso en nuestros días, el espíritu de “ir por ello” ha impulsado a genios estadounidenses como Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg y miles de otros a inventar nuevos productos, servicios y oportunidades a una escala sin igual. Ningún otro país alcanza el ingenio de Estados Unidos. (La producción china es impresionante, pero su innovación lo es menos que su capacidad para robar la propiedad intelectual estadounidense).

Desde el pequeño empresario local hasta el crecimiento meteórico de Walmart por parte de Sam Walton, ha existido la creencia estadounidense de que se puede salir adelante si se está dispuesto a intentarlo.

El socialismo del gran gobierno se basa en la interpretación opuesta de la historia. Los socialistas creen que solo puedes tener éxito si el gobierno interviene para garantizar tu éxito. Ya en 2012, Andrew Cline plasmó esta diferencia esencial en un artículo para The Atlantic sobre el tristemente célebre discurso del expresidente Barack Obama “ustedes no lo construyeron”.

Cline argumentó que Obama había invertido la afirmación del fundador del partido demócrata y expresidente Thomas Jefferson de que el gobierno fue creado para asegurar —no conceder— nuestros derechos a nuestra riqueza y propiedad. Fuente: The Epoch Times en español

Con su discurso de Roanoke, Obama le dio la vuelta a Jefferson. En la formulación de Obama, el gobierno no es una herramienta para el uso del pueblo, sino la base misma sobre la que se construye toda la prosperidad estadounidense. El gobierno no depende del pueblo; el pueblo depende del gobierno…

“Mientras que Jefferson creía que el pueblo, su propiedad y sus derechos otorgados por Dios eran la condición previa para la creación de un gobierno limitado, Obama cree que el gobierno es la condición previa para la creación de la prosperidad”.

De forma abrumadora, los estadounidenses desconfían del gran gobierno y rechazan la idea de que sus esfuerzos estén subordinados a la necesidad de algún burócrata de su dinero.

La última razón se reduce a nuestra experiencia estadounidense. El contraste de ser un cliente empoderado en un mercado frente a un cliente dependiente atrapado en la burocracia demuestra que el capitalismo de libre mercado es muy superior al socialismo del gran gobierno.

Compare FedEx o UPS con el Servicio Postal de EE.UU.. Compara el trato que recibes como cliente valioso con el que recibes como un número en la cola de una oficina gubernamental. En el capitalismo de libre mercado, las empresas quieren hacerte feliz para que sigas haciendo negocios con ellas. En el socialismo del gran gobierno, debes seguir las reglas prescritas para complacer a los burócratas para que se ocupen de tus problemas. Las empresas se ven obligadas a innovar constantemente debido a la competencia y al aumento de las expectativas de los clientes. Las burocracias pueden seguir a perpetuidad sin cambiar porque no tienen ninguna presión efectiva para mejorar.

Las empresas corruptas se arruinan—o sus dirigentes van a la cárcel. Las burocracias con mucha corrupción piden más dinero. Sus dirigentes suelen ser ascendidos. Fuente: The Epoch Times en español

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta