Desde Cuba

Cuba deberá pagar a Rusia 11 millones de dólares por retrasar el pago de su deuda

Moscú acepta una moratoria de dos años en el abono de un préstamo interestatal que La Habana dejó de pagar en 2020

Rusia prevé un alivio a parte de la deuda cubana, según se refleja en la ratificación del protocolo bilateral que ha publicado el Ministerio de Finanzas ruso y refleja la prensa local. El texto indica que Moscú acepta una moratoria de dos años en el pago de un préstamo interestatal que La Habana dejó de abonar en 2020.

Rusia considera que no supondrá un impacto significativo la reestructuración de la deuda, ya que el déficit por el impago es de 57 millones de dólares, pero entre 2022 y 2027 Cuba devolverá lo que debe, además de 11 millones de dólares en intereses por el retraso.

Rusia otorgó créditos estatales entre 2006 y 2019 para la exportación, que ascendieron a 2.300 millones de dólares. Los préstamos iban dirigidos a los sectores agrícola, metalúrgico, infraestructuras de transporte o suministro de energía. Pero a principios de 2020 Cuba dejó de pagar los plazos. A ello había que sumar impagos de otras obligaciones en el país, con comerciales rusos, la corporación estatal de desarrollo VEB.RF y otros exportadores.

Moscú propone resolver la situación con una moratoria de dos años según la cual los pagos de la deuda de 2020 deberán reembolsarse en junio de 2022 y los del año actual para junio de 2023. Aparentemente, Rusia acepta la versión cubana de que hay causas ajenas al país para que se produzca el impago, entre las que están la pandemia, el embargo de EE UU, la reducción de la cooperación venezolana y la caída de ingresos por turismo o servicios médicos. Estas son “dificultades objetivas sin precedentes en las últimas décadas” según el documento.

La prensa rusa señala que es muy complicado obligar a pagar a un país si es contrario a los intereses del Estado. No es casualidad que al analizar el riesgo soberano, “el deseo de amortizar” sea uno de los elementos de valoración

La prensa rusa señala que es muy complicado obligar a pagar a un país si es contrario a los intereses del Estado. No es casualidad que al analizar el riesgo soberano, “el deseo de amortizar” sea uno de los elementos de valoración, dijo una experta al diario Vedomosti.
El pasado septiembre de 2020, el viceprimer ministro cubano, Ricardo Cabrisas, mantuvo un encuentro con la presidenta del Senado ruso, Valentina Matviyenko a la que avanzó estos problemas que el Estado tenía para afrontar sus obligaciones. En aquel momento ya pidió el aplazamiento advirtiendo que lo peor era la dificultad de “pronosticar cuándo” se podría superar el impacto de la pandemia.
Durante su mandato, Raúl Castro logró la condonación del 90% de la deuda que Cuba adquirió en tiempos de la Unión Soviética y seguía debiendo a Rusia. México perdonó el 70% de los 487 millones de dólares que había prestado a la Isla y Japón le perdonó casi 1.000 millones de una antigua deuda en 2014. Por su parte, Vietnam y China también le condonaron parte de la deuda, pero no se ha informado de esos montos.
La Isla ha incumplido varios de los acuerdos de condonación de parte de esos impagos. En agosto de 2020, Argentina reclamó al Gobierno cubano 2.700 millones de dólares que debe desde los años 70. En la misma fecha, España paralizó formalmente el acuerdo de condonación de parte de la deuda al que había llegado con Cuba en 2015, que afectaba a pagos pendientes por un importe total de 201,5 millones de euros.
Los países que conforman el Club de París ofrecieron en junio del mismo año a Cuba una moratoria de un año para el pago de su deuda (La Habana había solicitado dos años de margen y la exención de las sanciones por pagos atrasados debido a la pandemia del coronavirus), aunque ese año ya ha pasado.
La deuda externa de la Isla ascendía a 18.200 millones de dólares en 2016, el último año que la Isla reportó datos oficiales, y desde entonces la cifra se ha incrementado sustancialmente, según varios economistas cubanos.
Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta