Desde Cuba

Increible ! Por pollo y aceite la turba comunista le hizo acto de repudio a Saily González

Carlucho entrevistó a Saily González la noche del lunes 15 de noviembre, y a esa hora, aún las represoras de la FMC y el Inder estaban ahí

Saily González Velázquez, emprendedora cubana perteneciente al grupo Archipiélago, brindó declaraciones este lunes en el Show de Carlucho y contó una vez más su sentir por los acontecimientos del 15 de noviembre.

José Carlos (Carlucho) preguntó primeramente si la activista conocía a las mujeres represoras que le gritaban oprobios en la puerta de su casa. Muchas de estas personas han sido reconocidas por usuarios en las redes sociales, lo que coincide con el discurso de González, quien solo pudo identificar a tres vecinas entre la turba que la asediaba.

“Pude identificar solamente a tres personas, tres vecinas. Una que es médico oftalmólogo; otra que es la mujer de un militar, pero siempre le ha gustado mucho ser del partido, es como la chivata del barrio; y otro señor de acá, Omar, que también se le conoce como el chivato del barrio”, explicó.

Saily argumentó además que estas defensoras del régimen no recibieron apoyo de más nadie del barrio, ni siquiera del “viejito comunista” vecino de ella, al que le envió mucho cariño por no prestarse para la farsa.

Los hechos, según detalla la villaclareña, iniciaron desde las 5:30 de la madrugada, y aún a altas horas de la noche del lunes estaban ahí las represoras, a las que parece no le habían dado la orden de retirada.

Ante los gritos de algunos de los participantes en los actos de repudio sobre que Saily era de la Seguridad del Estado, estrategia utilizada por el régimen para desacreditar a todos los que los enfrenten y piensen diferentes, la integrante del grupo Archipiélago respondió:

“Aquí la gente en Santa Clara me respeta mucho porque yo tenía un negocio y tengo una trayectoria como emprendedora… Ellos están intentando desacreditarme de todas las formas habidas y por haber. Con mis amigos, con mis ex trabajadores… incluso con mis vecinos”.

La administradora del negocio Amarillo B&B comunicó que el trabajo de descrédito hacia ella no solo había sido por las redes sociales, sino de boca en boca y muy fuerte. Asimismo, hizo saber que a pesar de todo lo ocurrido no podía odiar a las mujeres represoras.

“Yo me di cuenta hoy de que a esas personas no puedo odiarlas, porque esas personas son víctimas del daño antropológico que tiene el pueblo cubano. Cuando yo les dije que yo como emprendedora también repudiaba por ejemplo el embargo norteamericano, que tampoco quería intervención, ni quería injerencia de ningún tipo, que estaba a favor de resolver los problemas de Cuba de forma doméstica, pero con el apoyo de todos los cubanos. Cuando yo les dije eso, entraron como en cortocircuito, porque a ellos no han hecho más nada que contarles este relato de la dictadura donde nos llaman mercenarios entreguistas, vende patrias”, refirió.

La activista manifestó que se estaba comentando que como prebenda a las personas que el régimen utilizó para estas escenas decadentes, le iban a dar pollo y aceite.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta