Sáb. Jul 20th, 2024

Estados Unidos se enfrenta a un nuevo nivel de amenaza por parte del régimen chino, dijo el 31 de enero el director del FBI, Christopher Wray, describiéndolo como “más descarado, más dañino” que nunca.

“Cuando hacemos un recuento de lo que vemos en nuestras investigaciones, más de 2000 de las cuales se centran en el gobierno chino tratando de robar nuestra información o tecnología, simplemente no hay ningún país que presente una amenaza más amplia para nuestras ideas, innovación y seguridad económica que China”, dijo Wray en un discurso pronunciado en la Biblioteca y Museo Presidencial Ronald Reagan en Simi Valley, California.

De hecho, estos incidentes de robo han estado ocurriendo “literalmente todos los días”, añadió, por lo que la oficina está abriendo nuevos casos para contrarrestar las operaciones de inteligencia de China aproximadamente cada 12 horas.

“Identifican las tecnologías clave a las que dirigirse”, dijo Wray, señalando el proyecto industrial de China conocido como “Made in China 2025”. “Entonces, lanzan todas las herramientas de su arsenal para robar la tecnología para tener éxito en esas áreas”.

El Partido Comunista Chino (PCCh) reveló el proyecto en 2015, un plan económico de 10 años que tiene como objetivo el avance de 10 industrias nacionales de fabricación de tecnología. Estos sectores incluyen la robótica, los vehículos de nueva energía, la industria aeroespacial, los productos farmacéuticos, los buques marítimos y la maquinaria y equipos agrícolas. Fuente: The Epoch Times en español

Para robar lo que necesita, el régimen chino ha desencadenado “un programa de piratería informática masivo y sofisticado que es mayor que los de todos los demás países importantes juntos”, dijo Wray, y añadió que los propios piratas informáticos de China suelen trabajar con los ciberdelincuentes.

Uno de esos hackeos fue revelado por el Departamento de Justicia de EE. UU. en julio de 2020, cuando acusó a dos hackers chinos que trabajaban con el Ministerio de Seguridad del Estado (MSS) del PCCh, la principal agencia de inteligencia del régimen. Los dos se dirigieron presuntamente a cientos de víctimas, incluidas empresas, organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, y activistas de derechos humanos con sede en EE. UU., en una campaña que duró una década.

Un grupo de piratas informáticos respaldado por China, con presuntos vínculos con el régimen chino, estuvo detrás del ciberataque de 2021 contra Microsoft al explotar las vulnerabilidades del programa informático Exchange Server de la empresa, comprometiendo decenas de miles de sistemas en todo el mundo.

Aparte de la piratería informática, Beijing también despliega a sus agentes de inteligencia para cooptar a individuos, que pueden ayudar en las operaciones, por ejemplo, proporcionando cobertura, detectando y evaluando las fuentes y ayudando en el robo, según Wray.

El jefe del FBI utilizó su discurso para destacar un caso criminal en particular —un agente chino del MSS llamado Xu Yanjun que reclutó a un ingeniero de GE Aviation— para decir que hay muchas operaciones chinas similares.

Xu fue condenado en noviembre de 2021 tras su intento fallido de obtener secretos comerciales de GE Aviation a través del ingeniero reclutado. Según Wray, Xu es solo “un oficial de inteligencia chino que trabaja para toda una unidad dedicada exclusivamente a robar secretos de aviación”.

Wray también sacó a relucir otro caso relacionado con el fabricante chino de aerogeneradores Sinovel Wind Group para mostrar el devastador efecto que el robo de China ha tenido en las empresas de EE. UU. Según Wray, la empresa AMSC, con sede en EE. UU., después de ver cómo Sinovel le robaba sus códigos patentados sobre turbinas eólicas, se convirtió en una empresa más pequeña con unos 600 empleados menos. Fuente: The Epoch Times en español

Sinovel fue condenada por cargos federales en enero de 2018 por robar a AMSC, lo que supuso pérdidas de más de 800 millones de dólares para esta última.

“El gobierno chino también realiza inversiones y asociaciones para posicionar a sus apoderados para que se lleven tecnología valiosa”, añadió Wray.

El régimen chino también es conocido por exigir a las empresas extranjeras que entren en empresas conjuntas con compañías chinas, muchas de ellas respaldadas por el régimen comunista, con el fin de obtener los conocimientos técnicos, la tecnología y la propiedad intelectual de la empresa extranjera.

Objetivo: individuos y empresas
Wray dijo que China también “se está volviendo más descarada” en el control de ciertos discursos dentro de Estados Unidos.

“En noviembre, hace apenas dos meses, la embajada china envió cartas advirtiendo efectivamente a las empresas de EE. UU. de que si quieren hacer negocios en China, tienen que luchar contra los proyectos de ley relacionados con el gobierno chino en nuestro Congreso”, dijo, sin nombrar a las empresas. Fuente: The Epoch Times en español

Las declaraciones del director del FBI parecen confirmar un reportaje de Reuters del año pasado. Citando múltiples fuentes no identificadas, Reuters informó que la embajada de China en Washington estaba enviando cartas a varios ejecutivos de EE. UU., presionándoles para que instaran a ciertos legisladores a abandonar proyectos de ley específicos que “pretenden mejorar la competitividad de EE. UU.”.

La carta supuestamente pedía a las empresas que se opusieran a la Ley de Innovación y Competencia de EE. UU. (USICA) y a la Ley para Asegurar el Liderazgo y el Compromiso Global Estadounidense (EAGLE), según Reuters. El Senado aprobó la USICA en junio del año pasado, mientras que la ley EAGLE, que se estancó en el Senado, ha sido incluida en la medida de la Cámara de Representantes, recientemente presentada, denominada Ley America COMPETES de 2022.

El régimen chino también ha puesto sus miras en la cooptación de los políticos estadounidenses, dijo Wray, con el objetivo de “corromper a nuestros líderes, para comprar o intimidar la aquiescencia a su voluntad”.

“El gobierno chino entiende que los políticos que desempeñan hoy funciones menores pueden llegar a ser más influyentes con el tiempo, por lo que buscan cultivar el talento desde el principio, a menudo funcionarios estatales y locales, para asegurarse de que los políticos de todos los niveles de gobierno estarán listos para tomar una llamada y abogar en nombre de la agenda de Beijing”, dijo.

El representante Eric Swalwell (D-Calif.) suscitó polémica a finales de 2020 después de que saliera a la luz que tenía vínculos con una presunta espía china, Christine Fang, cuando era miembro del consejo municipal local antes de 2015.

Entre 2011 y 2015, Fang, una estudiante china de la Universidad Estatal de California-East Bay, cultivó amplios lazos con políticos locales en el área de la bahía de San Francisco, participando como voluntaria en campañas de recaudación de fondos y asistiendo a actos políticos. Los funcionarios de inteligencia de EE. UU. creen que trabajaba bajo las instrucciones del MSS, según una investigación de Axios. Swalwell dijo que había cortado los lazos con Fang después de que el FBI le alertara de sus actividades sospechosas en 2015. Fuente: The Epoch Times en español

La Caza del Zorro de China, una operación lanzada por Beijing en 2014 para repatriar a los fugitivos chinos, también es motivo de preocupación, según Wray.

“Actualmente, hay cientos de personas en suelo de EE. UU. que están en la lista oficial de Caza del Zorro del gobierno chino y muchas más que no están en la lista oficial”, dijo. “La mayoría de los objetivos son titulares de tarjetas verdes, ciudadanos naturalizados, gente con importantes derechos y protecciones bajo la ley de EE. UU.”.

La represión transnacional de China ha ido más allá de la Caza del Zorro.

“Durante décadas, el Partido Comunista Chino ha apuntado, amenazado y acosado a tibetanos y uigures radicados en EE. UU., a miembros de Falun Gong, a defensores de la prodemocracia y a cualquier otro que cuestione su legitimidad o autoridad”, explicó Wray.

Nueve individuos que actuaban como “agentes ilegales” para Beijing fueron acusados en julio del año pasado. Se les acusa de intentar obligar a un antiguo funcionario del PCCh que vive en Estados Unidos a regresar a China. Fuente: The Epoch Times en español

Por antilope

Deja una respuesta