¿Establecerá China un nuevo orden mundial tras la guerra ruso-ucraniana? - La Nueva Cuba
Internacional

¿Establecerá China un nuevo orden mundial tras la guerra ruso-ucraniana?

Rusia y Ucrania tienen una larga historia de convivencia, al menos mil años. Sin embargo, hoy en día, estos dos pueblos están atrapados en una guerra fratricida: ¿es para crear un nuevo orden mundial, como escribió la periodista francesa Christine Bierre para la Academia de Investigación Geopolítica de París desde principios de 2016?

“La paz en Ucrania debe pasar por la nueva Ruta de la Seda. Esto significa que no hay otra manera de salir de esta crisis sin un cambio profundo en el orden mundial.”

Y añade: “Una de las salidas más probables se hace a través de la propuesta china de Xi Jinping de recrear una versión moderna de la antigua Ruta de la Seda que une a China con Europa, a través de Rusia, Asia Central, Asia Occidental, caminos continentales restaurados, pero con corredores de infraestructura moderna para el transporte, las comunicaciones, los oleoductos, el agua y los proyectos energéticos.”

Así pues, intelectuales como el editor de Nouvelle Solidarité sabían de antemano que este conflicto consistía en crear un nuevo orden mundial incluso antes de que tuviera lugar la guerra ruso-ucraniana. Y ese orden mundial es la nueva Ruta de la Seda que el Partido Comunista Chino (PCCh) lleva promoviendo desde hace tiempo, también conocida como “La Franja y Ruta”. Además, la periodista Christine Bierre afirma firmemente que esta guerra sólo podrá terminar cuando se establezca este nuevo orden mundial.

Según muchos estudios geopolíticos, como un artículo publicado en 2021 por Raoul Bunskoek y Chih-yu Shih, la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” (BRI) no es más que la construcción de la llamada “Comunidad de Destino Común” que el PCCh ha reforzado minuciosamente.

Repasemos algunos hechos y datos para ver que tanto Rusia como Ucrania han pisado con más fuerza la “magnífica” cubierta de la “Franja y Ruta” del Partido Comunista Chino en los últimos años. A continuación, respondamos a la pregunta de por qué, a pesar de tener el mismo “destino”, tanto Rusia como Ucrania están sufriendo una guerra con grandes pérdidas en términos de vidas humanas y bienes de infraestructura.

Ucrania: Un socio cada vez más importante y un destino clave en la “Franja y Ruta” del PCCh

Superando a países como Polonia, Alemania y Rusia, China se convirtió en el mayor socio comercial de Ucrania a partir de 2019. Según los datos del bufete ucraniano Crane IP, “los analistas estiman el comercio bidireccional actual entre 10.000 y 20.000 millones de dólares anuales”, informó la VOA.

El investigador francés Nicolas Tenzer, con casi 20 años de experiencia docente en el prestigioso Instituto de Estudios Políticos de París (Sciences Po Paris), informó de que el gobierno del presidente Zelensky firmó el acuerdo de cooperación con China y participó así en la iniciativa ” La Franja y la Ruta”.

En su investigación, el Dr. Łukasz Wojcieszak afirma: “En el plano económico, ambos países [China y Ucrania] comparten una amplia interdependencia, como ocurre con otros países de la ruta de la Nueva Ruta de la Seda”.

Según Tenzer, junto con la firma de un acuerdo de cooperación integral y la participación en la “Franja y Ruta”, la administración del presidente Zelensky también participó en la “Comunidad de Destino Común”. Además, Zelensky retiró la condena de Ucrania a los crímenes del régimen chino contra los uigures en Xinjiang y dio a su gobierno el reconocimiento de la soberanía de China sobre Taiwán continental.

Según el Dr. Łukasz Wojcieszak, la relación comercial entre China y Ucrania se ha profundizado cada vez más en muchos campos desde 2008. Lo que atrae al PCCh de Ucrania es su vital posición geopolítica, ya que el país es la puerta de entrada tanto a Europa como a la vasta región de Asia Central. Antes de su anexión a Rusia, Crimea era un importante puerto marítimo, principalmente gracias a las inversiones chinas de hasta 13.000 millones de dólares, según datos de 2013. Tras la anexión de Crimea a Rusia, enormes inversiones chinas siguieron llegando a los puertos marítimos ucranianos de Odesa y Mykolaiv, que el Dr. Wojcieszak describió como el “acceso al Mar Negro” y “de gran importancia para los planes del Reino Medio” [es decir, China].

Entre las áreas de cooperación entre El PCCh y Ucrania que abarca la investigación de Wojcieszak, destacan los campos de la tecnología, la minería, el ejército y la seguridad alimentaria.

Especialmente en el aspecto militar, tras heredar una industria militar de alta calidad de la Unión Soviética, Ucrania hizo importantes contribuciones a la fuerza del ejército chino, el EPL. The Diplomat publicó recientemente un breve informe: “China ha contado con especialistas ucranianos para modernizar el portaaviones Varyag, que un empresario de Hong Kong compró a Ucrania. Más tarde, el buque fue rebautizado como Liaoning, convirtiéndose en el primer portaaviones de China y un motivo de orgullo para el país.

“Según un informe publicado por el New Europe Center en 2020, Ucrania es uno de los proveedores de armas de China, incluso en un contexto de relaciones cada vez más tensas entre China y Estados Unidos. El informe detalla que los suministros incluyen motores turbofan, motores diesel y turbinas de gas.

“Además, con la ayuda de ingenieros ucranianos, Beijing logró realizar ingeniería inversa en el caza ruso Su-27 y lo convirtió en su propio caza J-11. De hecho, siguiendo la “política de introducción dual” -una apuesta por introducir tanto tecnología como talentos de los países de la CEI tras el colapso de la URSS-, sólo en 2006 China pudo invitar a científicos ucranianos a visitar China más de 2.000 veces, ya que Ucrania era el centro de este proyecto. Tener a Ucrania como socio militar alternativo alivia la dependencia de China de Rusia, que, hay que subrayar, no es un aliado formal de China”.

En el campo de la seguridad alimentaria, como uno de los graneros del mundo, Ucrania hace contribuciones igualmente importantes al PCCh en este sentido. Tenzer informó: “En 2012, el Banco Exim de China concedió un préstamo de 1.500 millones de dólares a la corporación estatal de cereales y alimentos de Ucrania (GPZKU). La entidad ucraniana acordó contratar sus exportaciones de grano con una empresa china.

“Un año más tarde, se informó de que el Cuerpo de Producción y Construcción de Xinjiang de China había arrendado “el cinco por ciento de Ucrania” (una superficie aproximadamente del tamaño de Bélgica) para cultivar y criar ganado en Dnipropetrovsk. Ucrania recibió equipos agrícolas, fertilizantes y semillas chinas a cambio de que sus exportaciones fueran a China”.

Extraña y casualmente, la región de Dnipropetrovsk queda totalmente fuera de la zona de guerra entre Rusia y Ucrania.

Otra coincidencia aparentemente aleatoria e igualmente extraña es que en el caso de Crimea, donde el Partido Comunista Chino había invertido muchas decenas de miles de millones de dólares tras su anexión a Rusia, China no se quejó ni objetó esta acción coercitiva de Rusia. Por el contrario, según el Dr. Łukasz Wojcieszak, tanto las autoridades como la sociedad china simpatizaron con las acciones de Rusia en Crimea en 2014.

Las opciones estratégicas de Rusia la incorporan a la “Comunidad de Destino Común” del PCCh

Justo antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing 2022 y antes de que Rusia enviara un gran número de sus tropas a territorio ucraniano, el líder chino Xi Jinping mantuvo una reunión y firmó acuerdos cruciales para promover la relación entre ambos países. “A los ojos del presidente Vladimir Putin y de su homólogo chino Xi Jinping, la relación de Rusia con China nunca ha sido tan estrecha”, dijo la BBC.

Según François Godement, del think tank francés Institut Montaigne, la relación bilateral entre Rusia y China tiene una larga historia de desarrollo. Ha logrado continuamente una “fuerte convergencia de las políticas china y rusa: ambas han mantenido (China) o adquirido (Rusia) un presupuesto equilibrado. Además, mientras que Rusia adquirió 640.000 millones de dólares de reservas de divisas gracias a los contratos de suministro de energía, la China de Xi ha moderado su apetito por la deuda interna”.

Además, “la creación de sistemas de pago internacionales alternativos al SWIFT (aunque el sistema chino dependa considerablemente de él), y el aumento del control sobre los oligarcas rusos y los grandes empresarios chinos, así como el uso unidireccional de plazas offshore y su opacidad… todo esto es común a ambos regímenes.”

Además, Rusia desempeña un papel vital en otro gran proyecto de “franja y ruta” del PCCh en el Ártico. Según el investigador Ali Haider Saleem, del Instituto de Estudios Estratégicos de Islamabad (ISSI), “el BRI incluye dos grandes proyectos al servicio de este propósito, a saber, el puerto de Gwadar en el suroeste de Pakistán y la Ruta de la Seda Polar a través de la región del Ártico.”

“Inicialmente, Rusia puso objeciones a la entrada de China en el foro, ya que pretendía ejercer su dominio en la región. Moscú siempre se había mostrado reticente a la inclusión de Estados no árticos en el consejo y tener a una gran potencia como China en la mesa parecía una amenaza potencial para sus intereses, pero el deterioro de las relaciones económicas entre Rusia y Occidente daría un giro a la cooperación entre Rusia y China en el Ártico, ya que la tecnología y las inversiones chinas se volvieron más importantes para Rusia”.

Saleem añadió: “De hecho, la crisis entre Rusia y Ucrania desde 2014 hasta la actualidad es el factor que convierte al PCCh en un socio cada vez más indispensable de Rusia, ya que su relación con Occidente es cada vez peor.”

Justo antes de que Rusia enviara tropas a Ucrania, la asociación estratégica entre Rusia y China se había vuelto “sin límites”, según la declaración conjunta entre ambas partes del 4 de febrero de este año. El flujo de acontecimientos y las decisiones estratégicas del gobierno del presidente Putin hacen que Rusia entre cada vez más en la órbita de la “Comunidad de Destino Común” que el PCCh había iniciado y establecido en 2007, cuando la frase apareció por primera vez en el 17º Congreso del PCCh.

¿Destino común pero mirando con los brazos cruzados, como hermanos fratricidas?

De acuerdo con la información anterior, puede verse que tanto Rusia como Ucrania son socios estratégicos del Partido Comunista Chino. En particular, Ucrania es un eslabón esencial en la “Iniciativa de la Franja y la Ruta” que China se ha esforzado tanto en construir. O, por decirlo de acuerdo con el documento de investigación geopolítica de Leonid Kyianytsia “La Iniciativa de la Franja y la Ruta como una nueva ruta de la seda: El lugar (potencial) de Ucrania”.

En ese contexto, parece paradójico que la tensión entre Rusia y Ucrania que ha durado desde 2014 hasta ahora no haya reducido el flujo masivo de inversiones de China a Ucrania. Los 13.000 millones de dólares que el PCCh vertió en Crimea a partir de 2013, cuando esta península aún formaba parte de Ucrania, como se ha señalado anteriormente, no parecen haberse perdido cuando Rusia se anexionó Crimea.

La tensión entre Rusia y Ucrania durante más de ocho años es suficiente para que una persona familiarizada con la situación y el terreno de Ucrania, el multimillonario vietnamita Pham Nhat Vuong, aconsejara “no invertir en Ucrania” hace 6 años. Pero China parece tener otra forma de pensar. China sigue invirtiendo dinero en Odesa y Mykolaiv, según el Dr. Łukasz Wojcieszak, que son ciudades portuarias cercanas a los puntos calientes del conflicto ruso-ucraniano desde 2014 hasta ahora como Donbas o Crimea.

A no ser que las bombas rusas tengan la vista puesta en evitar los proyectos de infraestructuras en los que invierte el PCCh, es difícil explicar por qué los inversores chinos permanecen indiferentes. No toman ninguna medida en la reconciliación de Rusia y Ucrania para evitar que las inversiones por valor de decenas de miles de millones de dólares al año en esta tierra de Europa del Este se conviertan en cenizas.

Todavía hay muchos comentaristas como Stephen Roach que, a través de un artículo de mediados de marzo, esperaba que el PCCh desempeñara el papel de mediador de paz para la guerra entre Ucrania y Rusia como líder mundial. Dio tres razones para esta creencia:

  • China utilizará su pertenencia al G20 para ayudar a Occidente a conectar y negociar con Rusia.
  • Puede abrir la frontera china para acoger a los ucranianos que huyen de las bombas, especialmente a los niños.
  • A través de ” la Franja y la Ruta” para ayudar a Ucrania a reconstruirse después de la guerra.

Así pues, está claro que, como socio estratégico tanto de Ucrania como de Rusia, el PCCh puede utilizar plenamente su influencia para llevar a las dos partes a la mesa de negociaciones. Pero, en contra del deseo del Sr. Roach, hasta ahora, el PCCh no ha dado muestras de actuar activamente como agente pro-paz o de proporcionar ayuda humanitaria al pueblo ucraniano. Por el contrario, según destacadas agencias de noticias occidentales, como la CNN, el PCCh también muestra signos de estar dispuesto a apoyar a Rusia con equipamiento militar. Además, no sólo se opone a que Rusia deje de ser miembro del G20. Según The Guardian, el PCCh también ha proporcionado ayuda económica a Rusia, ayudando así al gobierno de Putin a minimizar los daños de las sanciones económicas de Occidente.

Supongamos que el Partido Comunista Chino no se apiada del sacrificio de decenas de miles de vidas, del espectáculo lamentable de millones de ucranianos que han tenido que huir de sus casas y evacuar a todas partes. ¿Deberían al menos sentir pesar por las decenas de miles de millones de dólares anuales que han invertido en infraestructuras en Ucrania en peligro de ser destruidas? Por el contrario, en la última reunión con su homólogo ruso, el ministro de Asuntos Exteriores de China hizo declaraciones que, si no eran para animar a Rusia a seguir con sus esfuerzos militares, mostraban que estaban completamente al margen y observando. Incluso declaró que “Rusia y China están liderando un nuevo ‘orden mundial’”, según el título de un artículo de Forbes.

Entonces, ¿cómo explicar esta situación aparentemente absurda? No debería ser una gran sorpresa para aquellos que han aprendido un poco sobre la historia del ascenso al poder del Partido Comunista Chino. En efecto, desde la década de 1950 hasta la actualidad, la formación y el desarrollo de la influencia del PCCh, tanto en el interior como en el exterior, ha estado asociada a la incitación al odio, a la provocación del caos para “pescar a dos manos” y así obtener beneficios o expandirse. En resumen, se trata de crear el caos del odio desde dentro del caos del odio para establecer continuamente un nuevo orden de poder en el que el PCCh es el único solipsista.

A nivel interno, la historia del ascenso al poder del PCCh es una historia de sucesivos trucos clásicos para instigar el odio entre un grupo de personas y otro. Cuando China todavía estaba bajo el yugo del Imperio japonés, en lugar de luchar contra Japón, criticaron que el gobierno del Kuomintang vendiera el país y no luchara contra Japón; justo en ese momento, el país estaba en peligro, incitando al pueblo a oponerse al Kuomintang. Después de llegar al poder, el PCCh instó a los campesinos a luchar contra los campesinos y terratenientes ricos y luego les quitó sus propiedades, les robó y los mató. En la Reforma de la Industria y el Comercio, el PCCh utilizó a la clase obrera para derrocar a los burgueses y robarles sus propiedades con la misma táctica. En la campaña antiderechista, el PCCh incitó al odio para erradicar a todos los intelectuales con opiniones contrarias, esclavizando a la intelectualidad.

Para hacer estas cosas, consideran al campesinado y a la clase obrera como herramientas que, después de ser plenamente explotadas, las tratan de forma inhumana: decenas de millones de personas murieron de hambre durante el Gran Salto Adelante lanzado por el PCCh. Los que sobrevivieron siguieron sufriendo la tragedia de la humanidad durante la Revolución Cultural. El PCCh mató a millones de personas, destrozó los cimientos morales de innumerables familias y convirtió a innumerables jóvenes en gamberros.

En el plano externo, la guerra ruso-ucraniana no es la primera vez que el PCCh entabla relaciones mutuamente beneficiosas o “pesca a dos manos” con ambos bandos en un conflicto y luego se beneficia a pesar de las trágicas circunstancias de las partes.

Por ejemplo, durante las revueltas en Camboya alrededor de 1975, el PCCh, por un lado, entrenó y estableció el régimen de los Jemeres Rojos y, por otro, extendió sus armas para apoyar al depuesto y exiliado príncipe Sihanouk. Según la BBC, la Sra. Andrew Mertha, autora de “Brothers in Arms: China’s Aid to the Khmer Rouge, 1975-1979”, dijo que el 90% de la ayuda exterior de los jemeres rojos procedía de China. Estos artículos incluyen tanques, aviones y artillería. Mientras el gobierno de los jemeres rojos mataba a su pueblo, los ingenieros y asesores militares chinos seguían entrenándolos. Y el Sr. Mertha, de la Universidad de Cornell, cree que sin el apoyo de China, el régimen de los jemeres rojos no podría sobrevivir más de una semana.

En la actualidad, Camboya nunca se ha puesto del lado de sus vecinos de la ASEAN en sus esfuerzos por emitir una declaración conjunta de rechazo a la línea ilegal del PCCh. Además, la administración camboyana de Hun Sen hizo más que la administración de Zelensky en la cuestión de los uigures: los uigures que huyeron de su patria a Camboya fueron devueltos al PCCh.

Para otra clásica pesca a dos manos del PCCh, pruebe a recordar la guerra de Vietnam (1955-1975). Casualmente, las tropas estadounidenses se retiraron de Vietnam del Sur en 1972, cuando Nixon y Kissinger establecieron contacto y estrecharon calurosamente la mano del régimen de Mao Zedong.

El PCCh no sólo se mantuvo al margen y echó leña al fuego de esta guerra, sino que obtuvo enormes beneficios. De hecho, aprovechó la situación de debilidad de la República de Vietnam para enviar tropas a capturar las Paracels. El hecho de que Mao estrechara la mano de Nixon podría ser también el acontecimiento clave que hizo soñar a China con una hegemonía mundial como la actual. Como el propio Nixon lamentaba en sus recuerdos, temía haber “creado un Frankenstein” al estrechar la mano de Mao Zedong.

Los ejemplos anteriores y el intento del PCCh de contactar con Duong Van Minh a finales de abril de 1975 para prolongar la guerra fratricida en Vietnam son ejemplos típicos de dos cosas: Primero, el PCCh no quiere poner fin a una guerra en la que no participa, sino que, por el contrario, quiere que continúe para siempre, dejándose manipular sólo por él, y sentarse tranquilamente a disfrutar de los mayores beneficios. Y en segundo lugar, durante la guerra, a partir del caos y pisoteando los sufrimientos y la sangre de los demás, el PCCh estableció continuamente un nuevo orden de poder.

Debido a la percepción de que el apretón de manos de Mao con Nixon fue uno de los puntos de inflexión más significativos en el mapa político mundial, la autora Margaret MacMillan tituló su libro “Nixon y Mao: La semana que cambió el mundo”.

Desde entonces, curiosamente, la Unión Soviética no ha dejado de debilitarse y desintegrarse. Aunque, por supuesto, durante décadas, las guerras locales, las explosiones de bombas y las escenas de terror han estado sucediendo continuamente en todo el mundo. Aun así, es como si tuvieran ojos y pies, sabiendo mantenerse alejados del territorio gobernado por el PCCh a menos que lo inicie él mismo.

Tal vez, esto sea suficiente para explicar por qué el PCCh no ha hecho ningún movimiento para instar a sus socios, que a lo largo de los años han caído más y más en la órbita de la “Comunidad de Destino Común” que el PCCh bordó y que ahora son fraternalmente díscolos, a sentarse en la mesa de negociaciones para la paz. En consecuencia, uno no puede dejar de preguntarse cuál es el “destino” que el PCCh utiliza para promover su marca…

¿Cuál es ese “destino”?

Decenas de millones de personas en la tierra del antiguo Imperio Ruso sufren ahora la destrucción de sus hogares, se exilian en el extranjero o viven bajo el fuego; decenas de miles de personas, tanto civiles como soldados, han perdido la vida. ¿Es este el trágico destino al que se enfrenta cualquier país que tenga una relación profunda y beneficiosa con el PCCh?

Volvamos al caso de Italia, el primer país europeo y el que más daños sufrió en el viejo continente por la epidemia de COVID-19.

En marzo de 2019, una serie de importantes periódicos europeos publicaron los titulares: “¿Será Italia el caballo de Troya de China?” e ironizaban con la frase “Italia está bajo el tacón de las botas de China”. Se sorprendieron al darse cuenta de que cuatro puertos italianos clave, Rávena, Palermo, Triste y Génova, caían en la órbita de la “Franja y Ruta” del PCCh.

Entonces, menos de un año después, la pandemia de COVID-19 estalló en Europa, siendo el principal punto de partida Italia, en febrero de 2020. Menos de dos meses después, en abril de 2020, 160.000 italianos murieron a causa de la pandemia, con mucho el mayor daño en Europa en ese momento, lo que hizo que la gente entrevistara a expertos políticos como el profesor Marc Lazar “¿por qué es tan malo?” por un problema epidemiológico.

¿Por qué el “destino común” con el Partido Comunista Chino es paralelo a sufrir catástrofes como las pandemias (en el caso de Italia) o la guerra (como ejemplos de Rusia y Ucrania)? ¿Es también una coincidencia inexplicable?

Si se hace esta pregunta a los manifestantes de Hong Kong que celebran el 1 de octubre de 2019, donde junto al lema “No hay fiesta nacional, solo hay día de luto nacional” está el lema “El cielo destruye al Partido Comunista Chino”, posiblemente se harán tres preguntas:

1. Ha habido alguna dinastía en la historia de la humanidad, por muy fuerte que sea, que haya durado para siempre?

2. Con tantos crímenes contra la humanidad y genocidios desde su fundación hasta hoy, ¿no destruirá el Cielo al PCCh?

3. Si te subes a la cubierta de un barco que se hunde y te comprometes con su destino, ¿cuál es tu futuro?

¿Cuál es la solución para Rusia y Ucrania y, de hecho, para el mundo?

Sería prudente preguntar a los casi 400 millones de chinos que aún creen en dioses y budas y en la “retribución del bien y del mal”. Aunque todavía viven bajo el dominio del PCCh, la gente es lo suficientemente racional y valiente como para abandonar todas las organizaciones del PCCh, según las estadísticas del Centro de Servicios Globales para Abandonar el Partido Comunista Chino.

Tal vez todos nos den la misma respuesta: alejarse del PCCh para no compartir su destino de “El cielo destruye al Partido Comunista Chino”.

No es una solución sólo para Rusia y Ucrania, sino para cualquiera. Así que “recuperemos la pureza que una vez tuvimos y volvamos a nuestro verdadero hogar”, diferenciemos el bien del mal y determinemos el origen de todos los desastres en esta Tierra.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta