La reciente y brusca apreciación del peso cubano con respecto al dólar ha sido provocada por expectativas que no tienen relación con la economía real.

El tipo de cambio es una relación de intercambio entre monedas. Dicho de otro modo, es el precio de una moneda expresado en otra y, como cualquier precio, fluctúa según oferta y demanda.

A largo plazo, este precio tiende a equilibrarse en el valor nominal que iguala el poder adquisitivo de las monedas, algo que depende de la estructura económica de cada país. Sin embargo, a corto plazo hay bruscos vaivenes debidos casi exclusivamente a expectativas.

En base a las expectativas, la gente intenta anticiparse al mercado adecuando sus compraventas. Así, si esperan que el dólar baje, tratarán de vender los suyos rápidamente, mientras aún están caros, lo que aumentará la oferta al mismo tiempo que retraerá la demanda.

Las expectativas suelen tornarse profecías autocumplidas: el movimiento preventivo termina causando lo que se creía que iba a pasar, pero que probablemente no hubiese pasado sin ese movimiento. Estos corrimientos especulativos muchas veces no tienen relación con la economía real, que es la que a largo plazo define ese tipo de cambio «natural» alrededor del cual pivota el nominal, que es el observable en el mercado.

La reciente y brusca apreciación del peso cubano (CUP) con respecto al dólar es un ejemplo claro de movimiento provocado por expectativas, en este caso, debidas a las casi simultáneas declaraciones del ministro de Economía cubano y del presidente estadounidense; todo ello catalizado por anuncios trampa de los especuladores nacionales que presionan el dólar a la baja.

Pero, una vez se asiente el polvo de este pánico, lo que definirá la relación entre estas monedas serán los factores macro y microeconómicos que describen la economía cubana. Organicémoslos según tiendan a favorecer el valor de una u otra moneda, para tratar de prever como se moverá a futuro su tipo de cambio.

Factores a favor del valor del CUP:

  • Se ralentiza la emigración ilegal.
  • Aunque no al ritmo que esperaba el Gobierno, el turismo se recupera.
  • Se mantiene el monopolio estatal del comercio exterior.

Factores a favor del valor del dólar

  • Está aumentando el déficit por cuenta corriente.
  • Aunque sin cifras oficiales, puede intuirse que la deuda externa está aumentando con compromisos de pronto vencimiento y a altos intereses.
  • Un año más, el modelo castrista se demuestra incapaz de atraer inversión extranjera.
  • El crecimiento del PIB será inferior al esperado oficialmente, y muy por debajo de lo necesario para entrar en recuperación.
  • Se sigue apostando a mejorar la productividad laboral mediante el aumento de las remuneraciones, aumentándose así la oferta de CUP.
  • El Gobierno tiene nula capacidad de ofrecer dólares en el mercado interno.
  • No hay mecanismos bancarios para controlar la circulación monetaria.
  • La inflación cubana se mantendrá muy por encima de la americana.
  • Se mantiene la escasez de oferta de bienes y servicios en CUP y el encarecimiento de la hecha en Moneda Libremente Convertible (MLC).
  • MIPYMES y cuentapropistas importan mucho más de lo que exportan.
  • MIPYMES y cuentapropistas se abastecen de insumos con divisas, tanto en el mercado ilegal como en las tiendas MLC.
  • El déficit fiscal continúa desbocado, sostenido con inyecciones de dinero sin respaldo.
  • La producción agropecuaria, mayor fuente de oferta alimentaria en CUP, empeora debido a la falta de insumos.
  • Ni hay ni se espera un aumento en la productividad laboral.
  • Las perspectivas de la economía mundial son tétricas.

No se puede concluir nada en base al número de factores per se, pues en un análisis ponderado destacaría el peso relativo del enfriamiento de la demanda de dólares por la ralentización de la emigración ilegal.

No obstante, teniendo en cuenta todo, una previsión honesta en base a los factores actuales indicaría que el valor del dólar no bajará durante mucho más tiempo, quizás ni llegue a los 90 CUP, comenzando en los próximos días una remontada lenta que lo ponga al nivel de los 100 CUP en menos de dos meses, donde, por efecto anclaje sicológico, suele quedarse un mes más, para luego continuar escalando lenta pero irremediablemente.

En el aire están las medidas anunciadas por Biden que, de concretarse, agregarán factores a favor de ambas monedas, con un saldo neto positivo para el valor del CUP, lo que podría ralentizar, pero no detener, el movimiento alcista del dólar, al menos hasta un valor algo superior a los 200 CUP por dólar.

De más está decir que lo aquí expuesto es una conjetura; en economía es posible prever la dirección de los movimientos, pero cuantificarlos es siempre y en todo caso una cuestión de opinión aproximada, ya lo diga esta periodista, ya lo diga cualquier premio Nobel. Téngalo en cuenta si basará sus decisiones económicas según lo aquí expuesto.

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Por cubabella

Deja una respuesta