Web Analytics Made Easy -
StatCounter
Desde Cuba

Dicen que niegan medicamentos al activista cubano Cristian Pérez Carmenate, diagnosticado con cáncer

El integrante de la UNPACU tiene severos dolores después de haber recibido una brutal golpiza por parte de policías

Pese a su delicado estado de salud, el activista cubano Cristian Pérez Carmenate, integrante de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU), no está recibiendo la medicación necesaria para calmar los dolores que presenta desde el año pasado, debido a una golpiza que recibió por parte de agentes de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR).

A las secuelas de la agresión recibida por órdenes de la seguridad del Estado, se le suma un diagnóstico de tumores cancerosos en brazo y fémur.

La madre del opositor de 46 años, Yolanda Carmenate, informó a través de la cuenta de Facebook de Grechent Alfonso Torres que su hijo desde hace tres días no se ha podido levantar de la cama y presenta dolor en todo el cuerpo.

El activista también registra pérdida de peso, de 76 kilos que normalmente tenía, ahora ronda los 52 kilos.

Pérez Carmenate, oriundo de Las Tunas, solo está recibiendo Desamitazona en vena, así como sueros rojo y azul, pero no los medicamentos que realmente necesita, ya que los médicos se niegan a recetarlos.

En el programa Hoy en Cuba, de Radio Televisión Martí, la madre comentó que el pasado jueves fue detenida por agentes de la policía política cuando salió de la casa Roger Curbelo, coordinador del Movimiento Cristiano Liberación en dicha provincia.

La expresa política fue a esta vivienda a buscar mentol, ante la falta de analgésicos para aliviar los dolores de su hijo.

“Me llevaron detenida, a pie, alrededor de siete kilómetros hasta la estación policial de La Tercera, allí permanecí alrededor de cinco horas, a pesar de mis súplicas de que me dejaran ir a la casa a llevarle el mentol”, manifestó Yolanda Carmenate, expresa política.

La madre suplicó en la entrevista una ayuda por parte de los congresistas cubanoamericanos y la Fundación Cubano Americana para que su hijo pueda ser beneficiado con una visa humanitaria, a fin de que reciba en EEUU el tratamiento médico que necesita con urgencia y se lo han negado en la Isla.

Después de ser golpeado, Cristian estuvo 40 días con el brazo fracturado hasta que lo operaron por presiones de su madre y activistas de la UNPACU en el hospital Clínico Quirúrgico Ernesto Guevara.

Convaleciente fue regresado a prisión, donde le quitaron una silla de rueda que necesitaba para movilizarse y no le cambiaban las vendas de sus heridas lo que daba pie a un riesgo de infección. Finalmente, en noviembre, tras varias denuncias y el agravo de su salud, recibió la licencia extrapenal.

Related Posts

Deja un comentario