Lun. Jun 17th, 2024

William Aliu Arévalo, de Guisa, fallece víctima de un apuñalamiento y antes de poder recibir atención especializada

Un joven cubano identificado en redes sociales como William Aliu Arévalo Aday murió el sábado por heridas de arma blanca y después de dos horas esperando por una ambulancia para ser trasladado a un hospital. Los hechos ocurrieron en el municipio de Guisa, provincia Granma, publicó el periodista Alberto Arego.

En Facebook, un usuario identificado como Pablo Ce Ka dijo que Arévalo Aday «fue asesinado de una puñalada por otro individuo en el parque que está en la calle general Víctor Ramos, en el poblado de Guisa».

«Él (la víctima) fue trasladado al policlínico Guillermo González Polanco (calle Van Troy 75 entre Elías y Frarentil Bargaza) a menos de 170 metros, donde después de esperar dos horas exhaló su último suspiro esperando una ambulancia. Hoy domingo el cuerpo del joven estaba siendo velado en su casa», añadió.

Vecinos del lugar y personas allegadas al joven contaron detalles de lo ocurrido a Arego.

«Anoche (sábado) aquí en Guisa murió un muchacho joven de una puñalada. Dos horas en el policlínico y nunca llegó la ambulancia«, dijo al periodista una de las fuentes.

«Yo pasé cerca de su casa y lo están velando ahí. Tan triste. No es fácil, tal vez no se hubiese salvado, pero dos horas y la única ambulancia de Guisa no llegó y falleció. Aquí esto es así», añadió.

«Murió, le dieron una puñalada anoche en el parque. Lo siento mucho. Yo crecí con Aliu, desde chiquitos jugando en el barrio, hasta de grandes salíamos juntos al parque. Qué dolor que ocurran cosas así», lamentó Lesyanis Rodríguez Escalona.

«Dios mío, sin palabras. ¿Hasta cuándo la gente en Guisa se va a comportar como si estuvieran en el Oeste? Otro amigo muerto, Dios mío, tienen que parar. Háganse un llamado a la reflexión, somos jóvenes aún, no hay necesidad de tanta violencia y agresividad. Aliu, amigo, en paz descanses. Qué Dios te tenga en la gloria», dijo Mercedes Rosabal.

«Día triste en nuestro municipio. Otro joven lleno de vida, muerto por malas decisiones, por problemas que seguro hablando se hubieran resuelto. Sirva de experiencia a los jóvenes. Salir de casa con un arma del tipo que sea puede parar en estas desgracias. Mis condolencias a sus padres que ya nunca más serán los mismos», expresó Elida Velázquez.

La inseguridad ha ido en aumento en los dos últimos años en Cuba, debido a la grave crisis económica que padece el país.

Habitantes de Guantánamo denunciaron a DIARIO DE CUBA el incremento de la inseguridad ciudadana y la participación de jóvenes y adolescentes en los delitos. DIARIO DE CUBA también recogió la preocupación de los padres guantanameros por esta situación.

La Policía Nacional no divulga estadísticas sobre hechos delictivos en el país. La prensa oficial, en manos del Estado, en rara ocasión publica sobre este tipo de acontecimientos, cuando ya ha tenido gran repercusión en las redes sociales y medios independientes.

La revista independiente La Hora de Cuba informó a inicios de marzo del sexto asesinato ocurrido en la provincia de Camagüey en un mes y medio, un campesino que fue hallado sin vida el pasado lunes 27 de febrero, con heridas de machete, en el poblado La Norma, zona rural del municipio camagüeyano de Sibanicú.

Por otra parte, las esperas por ambulancias en Cuba, cuyo funcionamiento se ve comprometido por la falta de combustible y los pocos vehículos disponibles, se saldan a menudo con muertes. También a inicios de marzo un constructor murió desangrado en La Habana Vieja después de cortarse una pierna con una sierra y esperando ser trasladado hacia un hospital.

En noviembre del pasado año trascendió que en la provincia de Artemisa solo funcionaban entre 17 y 22 ambulancias, de las 46 destinadas a ese territorio.

En marzo de 2022, una niña de seis años falleció en el municipio Mella, en Santiago de Cuba, después de estar convulsionando durante tres horas, tiempo en el que nunca apareció una ambulancia, según la denuncia de su madre en redes sociales.

De igual modo, el niño Andy Agüero Barrios, ciego y autista, falleció en La Habana a mediados de julio del pasado año, después que la ambulancia para trasladarlo se demorara horas en llevarlo a un hospital para hacerle una transfusión de sangre que necesitaba con urgencia.

La situación de las ambulancias en el sistema de Salud Pública cubano contrasta con el parque automotor moderno de que disponen los cuerpos represivos como la Policía y el Ministerio del Interior, o los autos modernos que encarga el Gobierno para el turismo internacional.

Por antilope

Deja una respuesta