Lun. Jun 17th, 2024

Más de 300.000 personas, según estimaciones independientes, se manifestaron este domingo (04.06.2023) en Varsovia contra la política del Gobierno y su nueva ley, que investigará la supuesta influencia rusa en gobiernos anteriores.

En todas las grandes ciudades del país han tenido lugar manifestaciones masivas convocadas por Donald Tusk, líder del principal partido de la oposición, Plataforma Cívica, al que se han unido casi todas las formaciones políticas con representación parlamentaria contrarias al Gobierno.

El centro de la capital polaca quedó desbordado por la afluencia de manifestantes, que en su recorrido hicieron una parada frente al palacio presidencial para lanzar consignas contra el presidente, Andrzej Duda. Se trata de las protestas más importantes desde las marchas feministas contra la prohibición del aborto en 2020.

La fecha de estas manifestaciones fue escogida para coincidir con el aniversario de las primeras elecciones democráticas en Polonia y para resaltar uno de sus principales objetivos: «reivindicar el Estado de Derecho y rehabilitar el estado de la democracia polaca, cada vez más degradada por las decisiones del actual Gobierno», en palabras de uno de los asistentes.

El detonante de estas protestas ha sido la reciente creación de una comisión que investigue la posible injerencia del Kremlin en los Gobiernos de entre 2007 y 2022 y que, mediante poderes extraordinarios como registrar e interrogar a sospechosos, podría conducir a la inhabilitación de cualquier rival político del Gobierno.

En una alocución ante los manifestantes, Donald Tusk señaló la «ira pero también la esperanza» que según él «se mostró hoy a Polonia, Europa y todo el mundo» y subrayó la «disposición para luchar por la democracia y una Polonia libre».

Por su parte, el portavoz del partido gubernamental polaco Rafal Bochenek declaró este viernes a la prensa de Varsovia que «aparte de declaraciones de odio, agresividad y blasfemias que denotan el nivel cultural de sus convocantes» no vio que saliese «ninguna propuesta» de las manifestaciones «y en todo caso», añadió, «las elecciones se ganan en las urnas, no en las protestas».

El primer informe de la comisión contra la influencia rusa, conocida como «Lex Tusk», se presentará el próximo 17 de septiembre, cuando Polonia estará en plena campaña electoral, lo que según la oposición será usado por el Gobierno para perjudicar a sus rivales, especialmente a Donald Tusk, quien presidió el Gobierno polaco entre 2007 y 2014 y será uno de los principales investigados.

ct (efe, afp)

Por antilope

Deja una respuesta