Vie. Abr 12th, 2024

Una calle vacía y silenciosa en Perú fue el lugar elegido por un niño para pedirle a Dios por el fin de la pandemia.

La imagen fue grabada el lunes pasado (13) por la fotógrafa Claudia Alejandra Mora Abanto; vecina del niño en el barrio de Guadalupe, en La Libertad.

Mora a través de Facebook, dijo que tomó la foto previo a una jornada de oración que vienen realizando sus vecinos todos los días.

La imagen del pequeño, de rodillas, con ojos cerrados y las manos juntas, se ha convertido en un símbolo de esperanza y fe en Guadalupe.

Claudia indica que aprovechó unos “minutos antes de que las personas salgan a sus puertas a orar para hacer una toma de todas las velas”, pero “grato fue el momento” cuando encontró “a este niño”.

“Le pregunté luego que hacía y me respondió en su inocencia que le pedía solito un deseo a Dios y que salió porque en su casa había mucho ruido, que así su deseo no se iba a cumplir».

«Su deseo sin duda es claro, ellos no son ajenos a saber lo que está sucediendo”, contó Claudia.

“Me quedé con una sonrisa en mi rostro, llena de fe y esperanza, pero sobre todo, encantada de presenciar el amor y la confianza de este niño en Dios. Qué hermoso es verlo inculcado en ellos, incluso en tiempos difíciles», concluyó.

En declaraciones al medio local RPP, el pequeño Alen reveló que empezó a orar para que Dios “cuide a los que están con esta enfermedad”.

“Estoy pidiendo que nadie salga, muchas personas grandes están muriendo con esta enfermedad”, dijo.

El niño de 6 años dijo que tomó la decisión de orar en la calle por el amor que siente por sus abuelos; a quienes no ha visto desde el comienzo del encierro en Perú.

Abraham Castañeda Malca, padre del niño, agregó al medio peruano: “Somos una familia católica y me sorprendió bastante porque, imagínese, con tantas cosas que están sucediendo en este mundo: lo de la pandemia y ver tantas personas que mueren. Ha sido una sorpresa, realmente. Mi hijo es un niñito de seis años y no pensaba que iba a reaccionar así de esta manera, ha sido sorpresivo para todos nosotros”.

En este barrio, los vecinos se organizan para hacer una cadena de oración cada noche y pedir por el fin de la enfermedad.

Por antilope

Deja una respuesta