Web Analytics Made Easy -
StatCounter
Desde Cuba

Ya los Policías que violaron a menores en La Habana fueron sancionados a 8 y 6 años de prisión

Los dos policías cubanos acusados de violar y abusar sexualmente de dos adolescentes cerca de la conocida Plaza de Marianao, en abril pasado, fueron condenados a 8 y 6 años de prisión, respectivamente.

Los oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) fueron juzgados el martes por un tribunal de La Habana a puerta cerrada, según dio a conocer Maikel Márquez, el tío político de una de las víctimas, en el programa del youtuber cubano Ultrack.

“En el juicio alegaron por todos los medios que todo era mentira de las niñas. Gracias a dios, aparecieron de la nada unos testigos del mismo barrio que sí vieron todo lo que pasó y gracias a eso al policía que violó a mi sobrina le pusieron solo 8 años de privación de libertad”, contó el tío.

Explicó que los policías estuvieron a punto de quedar en libertad, de no ser por la declaración de los testigos. Además, llegaron a decir que las adolescentes se les acercaron a pedirles dinero.

Los testigos los pudo conseguir la mamá de mi sobrina, porque ese es un barrio donde todo el mundo se conoce, y vieron todo lo que pasó, pero la Fiscalía no sabía de esos testigos y el abogado que defendió a las niñas los llevó”, precisó.

El abogado también presentó la ropa de las víctimas, que había sido examinada la misma noche del ataque en Medicina Legal, y en la cual se encontraron restos de semen de los policías.

El tío de la adolescente que fue violada dijo, además, que las pruebas y los testigos se aceptaron en el juicio luego de que la madre de su sobrina armara un escándalo y amenazara con salir de la sala y contar en las redes sociales todo lo que estaba sucediendo.

El otro policía, que abusó sexualmente e intimidó a la otra joven de 17 años, recibió una pena de 6 años de privación de libertad.

Las familias lograron que los crímenes cometidos por los policías no quedaran impunes, pero se sienten indignadas ante tan blandas condenas, tratándose de menores de edad y de un abuso de autoridad para cometer violación y abuso sexuales.

Los actos se perpetraron a mediados de abril, una noche en que las adolescentes salieron a hacer un encargo de la madre de una de ellas, poco antes de las 9 p.m. Cuando iban caminando cerca de la Plaza de Marianao, dos patrulleros se les acercaron y les dijeron que estaba prohibido estar en la calle por el coronavirus.

Los oficiales les ordenaron montarse en la patrulla y les dijeron que debían conducirlas a la estación de policía, donde se les impondría una multa. Sin embargo, dieron la vuelta hasta llegar al término de la calle de El Palmar, una zona intrincada y oscura, y cuando estacionaron el vehículo comenzaron a forcejear con ellas y a tocarlas.

La víctima de 17 años contó entonces a CubaNet que los dos oficiales apestaban a alcohol. Las sacaron de la patrulla para turnarse y cuando uno de los policías la introdujo a ella en el carro y empezó a forzarla, ella le gritó que era ‘señorita’ y él le dijo que no se preocupara y no llorara, que “no le haría nada entonces”.

“Pero me estaba haciendo fuerza y yo lo empujaba, entonces se masturbó y me echó el semen en la barriga, y con su misma toallita me dijo que me limpiara”, relató la adolescente, quien dijo que fuera de la patrulla el oficial la había estado besando y tocando a la fuerza mientras esperaba su turno para entrar.

La madre de la víctima, Elvira Pelegrín Laborde, explicó que habían sido muy mal recibidas y tratadas en la estación de policía cuando acudieron a hacer la denuncia.

“Se demoraron cantidad en atendernos. Cuando les dio la gana nos dijeron que ellas iban a ir para Medicina Legal”, contó la madre, que tuvo que aguantar que otro oficial le dijera que la llamaría y que “a ver cómo proseguía esto, porque ellos dos son oficiales de la policía”.

El Código Penal cubano establece penas máximas de hasta 20 años por delitos de violación sexual a menores de 14 años y hasta 10 años si las víctimas son mayores de esa edad. 

El artículo 298 de la sección primera del Título XI establece que la pena puede ser de hasta 15 años si el atacante viste uniforme militar, abusa de su autoridad para facilitar el hecho o si en el delito incurren dos o más personas. 

El artículo 299 de la sección segunda del mismo títuloestablece que: “El que cometa actos de pederastia activa empleando violencia o intimidación, o aprovechando que la víctima esté privada de razón o de sentido o incapacitada para resistir, es sancionado con privación de libertad de siete a quince años“.

Si la víctima es menor de 14 años o si es mayor a esta edad, pero como consecuencia de la violación resultan lesiones o enfermedad graves, “la sanción es de privación de libertad de ocho a veinte años o muerte“.

Related Posts

Deja una respuesta