Web Analytics Made Easy -
StatCounter
Sur de Florida

¿Podrá usted pagar en noviembre los impuestos de su propiedad?

A menos de dos semanas de que comience el período de pago anual de impuestos a la propiedad, la preocupación de los dueños se transforma en un gran dolor de cabeza

¿Podrá usted pagar en noviembre los impuestos de su propiedad?

Después de una pandemia que ha azotado a EEUU durante más de 7 meses y continúa, millones de contribuyentes esperan medidas de alivio fiscal para sus propiedades, extensión del tiempo de pago y eliminación de intereses y penalidades por incumplimientos. El sur de Florida es una de las zonas más impactadas por el COVID-19 y sus nefastas consecuencias en la economía.

A menos de dos semanas de comenzar el pago anual de impuestos a la propiedad en como cada año en noviembre, la preocupación para decenas de miles de dueños se transforma en un fuerte dolor de cabeza.

Muchos propietarios apenas han recuperado un tercio o la mitad de lo que debían haber recolectado en la renta de sus inmuebles residenciales o locales comerciales tras una severa e inesperada crisis sanitaria, otros perdieron sus empleos de forma temporal o definitiva.

Crisis sanitaria

El cierre de casi todos los negocios del sur de Florida por la pandemia y luego una reapertura lenta y marcada por una vuelta atrás ha sido un golpe contundente para condados como Miami-Dade y Broward.

“Vemos una situación crítica. Por ejemplo, los edificios de apartamentos, condominios y casas bajo una moratoria de desalojos que expiró el 1ro de octubre y que protegía a los inquilinos frente a los impagos. Comprendo que fue una protección necesaria porque muchas personas estaban sin trabajo, pero ahora los dueños de estos edificios y propiedades -al no cobrar ellos sus rentas- tendrán una dificultad enorme para poder pagar los impuestos, el mantenimiento y sus hipotecas. O sea, una situación extremadamente crítica y lo mismo ocurre en los centros comerciales con la cantidad de negocios pequeños, medianos y grandes que han desaparecido durante la pandemia”, describe el tasador de la propiedad en Miami-Dade, Pedro García.

El desarrollo de la tecnología mella desde hace años el comercio tradicional de tiendas minoristas. El virus obligó incluso a personas reticentes a ese avance a realizar comprar por internet frente a varias semanas de confinamiento y al parecer se han sumado a la masiva tendencia digital, según demuestras la altas y sostenidas cifras de ventas por internet en los últimos 6 meses en EEUU.

Los grandes centros comerciales, diseñados para el acceso de millares de personas al día, han padecido la desolación. Pequeños y medianos negocios desaparecieron. La mayoría de las empresas radicadas en estos grandes espacios, no obtienen ganancias desde principios de año, antes de llegar la pandemia, por lo que han tenido que utilizar sus reservas financieras o préstamos federales para costear rentas y salarios.

Miami-Dade

En Miami-Dade “tenemos el caso del Dealand Mall donde la tienda Nordstrom cerró, y hablamos de un local con una importante cantidad de pies cuadrados que será muy difícil volver a rentar a corto plazo. En estos momentos, no hay compañías grandes abriendo negocios de este tipo porque muchas de esas empresas funcionan ahora a través de internet”, cita García y agrega:

“Esta situación la vemos además en los edificios de oficinas, cuando muchas personas trabajan ahora desde sus casas. Incluso, ya se han acostumbrado a trabajar desde sus casas y no creo que en estos momentos abran pronto muchos edificios de oficinas, excepto aquellos que tengan que lidiar con el público directamente. Esto ha traído ahorros para las compañías”.

“Observamos una realidad bien compleja sobre todo para pagar los impuestos en noviembre y lo que viene en el 2021 que será igual de difícil para casi todos los negocios y para la inmensa mayoría de las personas”.

¿Qué planes existen para paliar esta crítica situación?

“Por nuestra parte, – indica el tasador de la Propiedad en Miami-Dade- les estamos pidiendo a los dueños de propiedades, que tengan rentabilidad, que nos envíen toda la información de lo que tienen rentado, todos los espacios vacíos, las pérdidas que han tenido en renta; los gastos en que han incurrido para establecer valores a las propiedades de acuerdo con la pandemia, que ya no serán reales. Por eso tendremos que establecer valores especiales para la situación que vivimos, lo mismo este año que para el que próximo”.

“Nuestra mayor preocupación ahora es cómo las personas podrán pagar sus impuestos. Por eso hemos hablado con legisladores y senadores. Yo creo que de aquí al 1ro de noviembre sería muy lógico que se hiciera algún tipo de moratoria para el pago de los impuestos. Hay muchas personas sin trabajo y otras están prácticamente comenzando en sus negocios como el caso de los restaurantes y otros, entonces creo lógico aplazar los pagos de noviembre y ofrecer más tiempo”.

Las propuestas

“Otra de las ideas que hemos sugerido es que las personas tengan una extensión de pago desde noviembre hasta a abril manteniendo el 4% de descuento que reciben en noviembre para promover que las personas paguen lo más pronto posible con ese mismo beneficio”.

“Hemos propuesto que se creen tipos de cuotas de pago en determinados períodos y que no le impongan intereses ni penalidades a los contribuyentes. Es decir, hemos dado varias ideas, pero no sabemos qué decisiones tomará realmente el gobierno de Florida”.

“Vemos restaurantes excelentes en Coral Gables que desaparecieron. No han podido mantener los pagos de la renta. Un ejemplo es La Dorada, de comida española, que ya cerró definitivamente porque no pueden pagar la renta de 23.000 dólares mensuales. Cuando le sumas a eso los gastos operativos, no hay forma de lograr algo de rentabilidad después de un cierre y luego una reapertura al 50%. Es una situación muy preocupante”.

“La respuesta tiene que venir de Tallahassee, no la podemos establecer nosotros. He conversado también con los comisionados de Miami-Dade, pero ellos están como nosotros. La legislatura o el gobernador directamente son los encargados de aprobar una estrategia para frenar esta crítica coyuntura”.

Crisis y diferencias

¿Considera que la crisis actual es superior al 2008?

“Por supuesto, recuerda que la crisis del 2008 –puntualiza García- fue una crisis inmobiliaria, en donde los bancos se envolvieron en préstamos que no eran correctos, pero el gobierno les inyectó capital. Al principio, todas las propiedades que perdieron las personas porque no podían pagar se pusieron en subasta y las vendían a cualquier precio. Los bancos no tuvieron pérdidas porque el gobierno federal los ayudó económicamente”.

“Esa crisis fue muy fuerte para quienes perdieron sus casas, pero fue una recuperación en tres años. Fue un impacto de bienes raíces, no como ahora que ha sido una pandemia y que ha afectado a todo el mundo. En aquel momento impactó –fundamentalmente- a los dueños de propiedades e inversionistas, con una exageración irreal del valor de los inmuebles. No, no es comparable a lo que enfrentamos hoy, en absoluto”.

¿Las medidas implementadas por la Casa Blanca han frenado el avance de la recesión en EEUU?

“Creo que sí. En este momento experimentamos una recuperación en bienes raíces, siguen las personas comprando hasta propiedades comerciales, que si tú me preguntas si compraría una propiedad comercial en este momento, te diría rotundamente que no, a no ser que la adquiera de forma demasiado barata, porque sería comprar un dolor de cabeza. Pero hasta eso se mueve ahora y observamos grupos financieros y personas que llegan para invertir en Miami-Dade, en el sur de Florida y en el resto del estado también”, opinó el tasador Pedro García.

Los ingresos

El gobierno estatal aún no se ha pronunciado sobre las peticiones de respuestas a favor de los contribuyentes dueños de propiedades, pero no se descartan medidas en medio de esta coyuntura especial causada por la pandemia del nuevo coronavirus porque el estado y los condados necesitan también de urgencia fondos generados por los impuestos para sus operaciones.

Las arcas de Florida se han visto consumidas luego del paro del turismo, su principal fuente de ingresos, y apenas recaudan fondos por el consumo [también mermado], negocios que no se detuvieron durante la pandemia y dueños de propiedades que realizan el pago de los impuestos en mensualidades junto al de sus hipotecas.

El sector de los servicios, estrechamente ligado al turismo, ha experimentado pérdidas devastadoras, lo cual también reduce los ingresos al presupuesto estatal y local.

Related Posts

Deja una respuesta