Web Analytics Made Easy -
StatCounter
EE.UU

Estariamos preparados para otro diluvio en el sur de Florida?

10 de noviembre de 2020 – 09:11  – Por JESÚS HERNÁNDEZ

El Gobierno condal, junto al estado de Florida y la autoridad federal llevan a cabo un multimillonario proyecto de ampliación de la red de alcantarillas, que debe terminar antes del año 2026

MIAMI.- Las imágenes hablan por sí solas: calles anegadas, vehículos atascados, locales comerciales y viviendas inundadas de agua, vías cortadas y miles de personas tratando de sobreponerse al caos. El sur de Florida, con Miami-Dade y Broward a la cabeza, vuelven a demostrar cuán vulnerables son aún ante las inclemencias del tiempo.

El Centro Nacional de Huracanes, con sede en Miami-Dade, anticipó que la tormenta Eta podría traer fuertes lluvias, tanto como más de 10 pulgadas, y acertó.

Zonas del centro de Miami y Brickell estuvieron anegadas, literalmente inundadas de agua, donde decenas de vehículos quedaron atrapados.

Los mismo sucedió en Hialeah, Miami Lakes y sectores de Doral, incluyendo las inmediaciones del campo de golf Trump National Doral.

De hecho, la alcaldía condal de Miami-Dade y cada uno de los ayuntamientos municipales, desde Miami y Miami Beach hasta Hialeah y Doral, pidieron “paciencia” para lidiar con la situación.

Solo en el centro de Miami se reportó un centenar de llamadas de emergencia, entre peligros de inundaciones, tendidos eléctricos, árboles caídos y falta de electricidad que empeoraron la situación.

Y si a esto sumamos las pérdidas materiales por reclamar, tanto a compañías de seguro como a las autoridades, la factura podría ser multimillonaria: vehículos dañados, locales comerciales y viviendas afectadas.

“Ya recibimos varias reclamaciones. El teléfono no ha parado de sonar. Al final, todos tendremos que pagar las consecuencias: mayores primas a pagar en unos meses”, señaló Mario Moreno, presidente de Access Insurance, en Miami.

Incluso los agricultores de la zona de Homestead no se quedaron atrás. Cientos de hectáreas de cultivos quedaron sumergidas en las aguas.

¿Por qué?

La urbanización en la zona crece, a la par de la población, y aunque existen regulaciones precisas para controlar el crecimiento y evitar el colapso de servicios, como calles, transporte, escuelas públicas y alcantarillado, las limitaciones no parecen ser suficientes.

Tal vez la mayor prueba de ello es el aumento poblacional en el centro de Miami, donde la cifra de habitantes creció 40% en los últimos 10 años y la red de alcantarillas no es capaz de evitar inundaciones.

“No sé por qué estas cosas suceden. Es cierto que cayó mucha lluvia, pero es hora de que el Gobierno mejore la red de desagüe”, opinó Miriam, vecina de Miami Gardens Drive.

En efecto, el Gobierno condal, junto al estado y la autoridad federal llevan a cabo un multimillonario proyecto de ampliación de la red de alcantarillas, que debe terminar antes del año 2026.

Hace exactamente 20 años, en octubre de 2000, un diluvio similar, conocido entonces por la tormenta sin nombre, anegó calles de Miami-Dade.

En aquel tiempo, la localidad de Sweetwater sufría serios problemas de drenaje y fue a partir de entonces que las autoridades locales, estatales y federales prestaron atención.

“Hay que elevar ciertas calles y añadir bombas de agua para evitar inundaciones, así como terminar de arreglar el sistema de alcantarillas y aguas negras”, señaló la alcaldesa electa de Miami-Dade, Daniella Levine Cava.

En el vecino condado de Broward, al norte de Miami, la situación fue similar: bomberos ayudaban a conductores varados en sus vehículos, mientras la Policía guiaba a quienes conducían por vías y autopistas cortadas.

Las áreas bajas quedaron literalmente inundadas de agua y debido a que los canales no tenían capacidad “para una gota más”, las bombas no pudieron funcionar con la eficacia acostumbrada.

Related Posts

Deja una respuesta