Sur de Florida

El establishment republicano cubano de Miami-Dade retoma el poder en Florida y Washington

Unos tres meses antes del día de las elecciones, la representante federal miamense Debbie Mucarsel-Powell, inmigrante ecuatoriana que en 2018 derrotó a un republicano cubanoamericano en uno de los distritos indecisos más competitivos del país, fue grabada en un video en que se maravillaba por su victoria.

“Nadie pensó que seríamos capaces de enfrentarnos al establishment republicano cubano que ha tenido el control de la política de la Florida durante más de 20 años”, dijo Mucarsel-Powell a un grupo de simpatizantes.

Pero eso no duró mucho.

Después de dos cortos años en el cargo, Mucarsel-Powell perdió su escaño el 3 de noviembre ante Carlos Giménez, alcalde republicano cubanoamericano de Miami-Dade. Los demócratas también perdieron el control de otro distrito congresual de Miami-Dade que habían ganado dos años antes cuando la representante federal Donna Shalala cayó ante la republicana cubanoamericana Maria Elvira Salazar.

Las derrotas, que repusieron la presencia conservadora de los cubanoamericanos en Washington, fueron dos de las mayores para una cosecha diversa de demócratas recién elegidos en Miami-Dade, en lo que algunos estrategas han calificado de “baño de sangre”. En lugar de afirmar las recientes victorias de la izquierda y restauraron la hegemonía republicana cubanoamericana en el condado más poblado de ;a Florida.

“Fue el bloque cubanoamericanos que salió a voto en masa y se mostró ferozmente leal al presidente [Donald] Trump, y dio una victoria a los cubanoamericanos en esos distritos congresuales”, dijo Michael Hernández, analista de Telemundo 51 en Miami.

Los cubanoamericanos conservadores no solo recuperaron los distritos congresuales que perdieron en 2018, como el escaño de Ileana Ros-Lehtinen, la primera cubanoamericana en ser elegida al Congreso federal, que mantuvo casi 30 años, sino que triunfaron en dos carreras cruciales al Senado de la Florida contra los demócratas cubanoamericanos.

A los candidatos conservadores cubanoamericanos también le fue bien en las carreras a la Cámara estatal. Cuatro titulares vencieron fácilmente a sus retadores, dos candidatos ganaron carreras competitivas por escaños abiertos, y un retador venció a un demócrata colombianoamericano para recuperar un escaño que los republicanos perdieron en 2018.

Eso no quiere decir que el control que los republicanos cubanos han mantenido durante décadas en la política de Miami-Dade se redujo en gran medida antes de las elecciones del martes.

“Esto no fue solo una victoria cubanoamericana”, dijo Nelson Díaz, presidente del Partido Republicano de Miami-Dade, señalando que los candidatos del partido también recibieron el apoyo de un grupo diverso de votantes. “Fueron todos: una amplia coalición de hispanos de todos los partidos que votaron republicano para evitar que el socialismo llegue al país”.

Del mismo modo, el senador federal Marco Rubio, que al igual que Díaz y es cubanoamericano, dijo al Miami Herald que aunque “es increíble ver a tantos cubanoamericanos en el Congreso”, los resultados de las elecciones fueron un reflejo de un electorado diverso de clase trabajadora que hizo sentir su fuerza.

“Las elecciones en el sur de Florida son un claro indicador de que el futuro del Partido Republicano es un partido multiétnico de clase trabajadora”, dijo Rubio.

Pero el fortalecimiento de la clase política cubanoamericana del Partido Republicano de Miami-Dade siguió a una campaña dominada por los comentarios sobre el socialismo y la política identitaria, en que los oponentes de Mucarsel-Powell usaron ese clip aislado de 19 segundos de sus comentarios sobre el “establishment cubano y republicano” para criticarla. Y esa nueva fuerza tiene implicaciones políticas para la Legislatura de la Florida, particularmente el Senado de la Florida, donde una mayoría republicana más fuerte convocará este período de sesiones legislativas en caso que la republicana cubanoamericana Ileana García se aferre a pequeña delantera en el recuento por el Distrito 37 al Senado de Florida.

Los resultados también pueden indicar complicaciones para el presidente electo Joe Biden, quien ha dicho que planea restaurar las políticas del ex presidente Barack Obama en Cuba “en gran parte” después que Trump restringió los viajes a la isla y canceló las remesas. Aunque los republicanos están en minoría en la Cámara de Representantes federal, la nueva coalición republicana cubanoamericana en Miami-Dade seguramente pondrá más resistencia de la que hubiera incluido a Mucarsel-Powell y Shalala.

Una arruga más: Hernández, el analista de Telemundo 51, señaló que se espera que la modificación de distritos congresuales en la Florida signifique dos distritos congresuales adicionales en el estado, uno de los cuales se espera que esté en Miami-Dade. Dijo que un cambio duradero hacia la derecha, políticamente, podría dar incluso más poder para los republicanos.

“Espero que los resultados de las elecciones en el sur de Florida muestren a la administración de Biden que la política hacia Cuba de la era Obama no funciona”, dijo César González, jefe de gabinete del representante federal republicano Mario Díaz-Balart, quien desde principios de 2019 ha sido el único representante cubanoamericano de Miami-Dade en la Cámara federal.

El ex representante federal miamense Joe García, un demócrata que lideró el cabildeo de la Fundación Nacional Cubanoamericana antes de un período de dos años en el Congreso, de 2013 a 2015, no concordó en que la política de Obama hacia Cuba hizo daño a los demócratas. Dijo que si eso fuera cierto, la candidata demócrata Hillary Clinton no hubiera vencido a Trump por 290,000 votos en Miami-Dade hace cuatro años, ganando la mitad de los electores en la ciudad fuertemente cubana de Hialeah en las primeras elecciones después que Obama normalizó las relaciones con el gobierno de la isla.

García dijo que Biden todavía puede formular una nueva agenda hacia Cuba, pero tendrá que invitar a los cubanoamericanos a la mesa. De lo contrario, dijo, Biden podría obligar a los candidatos demócratas al Congreso en Miami a tomar posturas más conservadoras en la política hacia Cuba.

“Si la política hacia Cuba no se formula de una manera efectiva desde el principio, entonces la gente que se postula a esos escaños va a aprender de las lecciones de las encuestas e inevitablemente irá a la derecha para neutralizar a los [republicanos]”, dijo García. “Eso sería desafortunado.”

Estimado lector, actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva y sin precedentes. Ante este escenario, la gente del mundo se está despertando y reconociendo la manipulación de la información y la censura. Ser un medio de noticias independiente implica grandes desafíos. Sin embargo seguimos informando sin temor, más allá del peso que tienen los intereses comerciales y políticos que marcan la agenda de los principales medios. Por esto, hemos creado una cuenta en Square, en la que puedes aportar a nuestra misión de seguir informando con veracidad.

Related Posts

Deja una respuesta