Web Analytics Made Easy -
StatCounter
Noticias Relevantes

Qué piensan las más brillantes “mentes tecnológicas” de la pandemia y de cómo va a terminar

Los emprendedores más importantes del mundo han reflexionado a lo largo de la actual pandemia por coronavirus sobre el impacto del mismo en la economía y sociedad global, y pronostican cuándo se volverá a la normalidad conocida

La actual pandemia por COVID-19 que infectó a más de 55 millones de personas y causó más de 1,3 millones de muertos preocupa a las sociedades, gobiernos y también a las mentes más brillantes del mundo tecnológico, que han reaccionado a lo largo de casi un a;o con diferentes propuestas benéficas y también proyectando cómo y cuándo terminará esta crisis en la que el mundo está sumido.

Entre las “mentes techies” más destacadas se encuentran las de los fundadores de gigantes tecnológicos como Bill Gates (Microsoft), Elon Musk (Tesla y SpaceX), Mark Zuckerberg (Facebook), Jeff Bezos (Amazon) y Jack Dorsey (Twitter).

Bill Gates, fundador de Microsoft

Uno de los multimillonarios que más se ha involucrado en la pandemia por COVID-19 y se ha preocupado por los daños que la misma podría provocar en la salud de la población mundial y la economía de los países afectados es el magnate y fundador de Microsoft, Bill Gates, quien personalmente ha destinado millones de dólares en apoyar varios proyectos de vacunas de origen estadounidense y se ha convertido en una suerte de visionario o gurú para acertar los anuncios alrededor de las mismas que se están sucediendo.

El pasado 15 de septiembre, es decir, hace más dos meses, Gates afirmó en una entrevista con la cadena CNBC que la primera vacuna disponible sería la de Pfizer. “Creo que una vez que entremos a diciembre o enero es probable que al menos dos o tres busquen la aprobación, si son efectivas. Tenemos los ensayos de fase 3 en curso. La única vacuna que, si todo sale bien, podría solicitar la licencia de uso de emergencia a finales de octubre sería Pfizer”, dijo Gates en ese momento, a la vez que indicó que la segunda vacuna será la que llevan adelante AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Gates también predijo cuándo volveríamos a la normalidad: “La única forma en que volveremos completamente a la normalidad es teniendo, tal vez no la primera generación de vacunas, sino otra vacuna que sea súper efectiva, y que se ponga mucha gente, para así eliminar la enfermedad de manera rápida a nivel global”.

Sin embargo, Gates planteó que se necesitan voces suficientes para empujar a la población a una vacunación masiva, sin que tema por posibles consecuencias o sin prestar atención a noticias falsas o teorías conspirativas. “Aquí en los Estados Unidos, ya deberíamos estar pensando en qué voces ayudarán a reducir la vacilación. El CDC que normalmente habla sobre estas cosas aún no ha tenido tanta visibilidad”, dijo Gates, refiriéndose a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Además, de acuerdo con The Wall Street Journal, el empresario dijo que si los datos sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas son lo suficientemente claros y transparentes “creo que habrá suficiente gente interesada” en vacunarse. “Luego construirás esa confianza a medida que más y más personas estén tomando la vacuna y obteniendo buenos resultados”, señaló.

El pasado 15 de septiembre, es decir, hace más dos meses, Gates afirmó en una entrevista con la cadena CNBC que la primera vacuna disponible sería la de Pfizer. “Creo que una vez que entremos a diciembre o enero es probable que al menos dos o tres busquen la aprobación, si son efectivas. Tenemos los ensayos de fase 3 en curso. La única vacuna que, si todo sale bien, podría solicitar la licencia de uso de emergencia a finales de octubre sería Pfizer”, dijo Gates en ese momento, a la vez que indicó que la segunda vacuna será la que llevan adelante AstraZeneca y la Universidad de Oxford.

Gates también predijo cuándo volveríamos a la normalidad: “La única forma en que volveremos completamente a la normalidad es teniendo, tal vez no la primera generación de vacunas, sino otra vacuna que sea súper efectiva, y que se ponga mucha gente, para así eliminar la enfermedad de manera rápida a nivel global”.

Sin embargo, Gates planteó que se necesitan voces suficientes para empujar a la población a una vacunación masiva, sin que tema por posibles consecuencias o sin prestar atención a noticias falsas o teorías conspirativas. “Aquí en los Estados Unidos, ya deberíamos estar pensando en qué voces ayudarán a reducir la vacilación. El CDC que normalmente habla sobre estas cosas aún no ha tenido tanta visibilidad”, dijo Gates, refiriéndose a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Además, de acuerdo con The Wall Street Journal, el empresario dijo que si los datos sobre la seguridad y la eficacia de las vacunas son lo suficientemente claros y transparentes “creo que habrá suficiente gente interesada” en vacunarse. “Luego construirás esa confianza a medida que más y más personas estén tomando la vacuna y obteniendo buenos resultados”, señaló.

Sobre el punto laboral, Gates agregó: “Creo que es posible que disminuya la cantidad de contacto social que se tiene en el trabajo, por lo que el deseo de tener mayor contacto social en su comunidad o con sus amigos por la noche, ya sabe, podría aumentar porque si estamos haciendo mucho trabajo remoto, entonces nuestras ganas de socializar, nuestra energía para socializar después de dejar de trabajar, será un poco mayor. Podría cambiar un poco el equilibrio allí”.

A pesar de que la vacuna podría estar disponible para gran parte de la población en tiempo récord —considerando el desarrollo de otras para otras enfermedades—, Gates cree que la normalidad tal como se conocía hasta inicios de 2019 no volverá por un gran tiempo. La gente, de acuerdo con su proyección, permanecerá temerosa de asumir riesgos si toda la población aún no está inmunizada. “Hay una fase en la que vamos a tener números muy bajos en los Estados Unidos, pero seguirá estando en otras partes del mundo, por lo que podría resurgir. Creo que mucha gente seguirá bastante conservadora en su comportamiento, especialmente si se asocian con personas mayores cuyo riesgo de enfermarse gravemente es bastante alto”, indicó en su podcast.

Elon Musk, fundador de Pay-Pal, Tesla y SpaceX

El innovador empresario estadounidense, Elon Musk no se ha sentido cómodo durante la pandemia por coronavirus, aunque no puede quejarse de lo bien que ha ido a nivel económico y de éxitos rutilantes a nivel espacial.

Primero, con Tesla a punto de cerrar 2020 como líder indiscutible en el campo de los vehículos eléctricos. Y segundo con SpaceX que en este año se consagró como la empresa espacial protagonista y responsable de haber devuelto la capacidad de Estados Unidos de llevar astronautas al espacio por sus propios medios.Es que desde 2011 cuando la NASA retiró el programa de los transbordadores espaciales, sin tener un cohete para suplantarlo, los astronautas debieron depender de los rusos y sus cohete Soyuz para acceder al espacio. Los cohetes Falcon 9 y la nueva cápsula espacial Dragon hicieron el milagro norteamericano que el mismo presidente Donald Trump festejó con su presencia en el primer lanzamiento a mitad de año desde Cabo Cañaveral, en Florida.

Pero desde el lado del COVID-19, Musk falló y se convirtió en uno de los empresarios que más se ha equivocado respecto a la pandemia. En marzo, cuando comenzaba a colapsar el sistema sanitario de varias ciudades estadounidenses, Musk predijo que Estados Unidos tendría casos nuevos “cercanos a cero” para fines de abril, mientras también protestaba contra las órdenes de cierre de sus fábricas en California, emitida por las autoridades locales.

No contento con ello, el CEO y fundador de Tesla dijo hace pocos días en Twitter que podría tener COVID-19 y reiteró su postura conspirativa sobre el virus: “Algo extremadamente falso está pasando. Me he hecho cuatro pruebas de COVID hoy. Dos pruebas resultaron negativas, dos resultaron positivas”.

El multimillonario dijo que se sometió a una serie de pruebas rápidas de antígeno, que producen resultados en 15 minutos y son más baratas, pero menos fiables, que las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa. Musk, de 49 años de edad, escribió que tenía síntomas de un resfriado típico. “Nada inusual hasta ahora”, indicó.

Related Posts

Deja una respuesta