Web Analytics Made Easy -
StatCounter
EE.UU

Inauguración de Biden: un show en pandemia en una ciudad fortificada

Biden rechazó la sugerencia de su equipo para hacer un acto mucho más sencillo en el interior del Congreso. En su lugar, invitó a cantantes, actores y deportistas

Joe Biden, el presidente electo de Estados Unidos celebrará por todo lo alto su inauguración en el cargo. Él y Kamala Harris no van a escatimar a pesar de que la ciudad y el país entero siguen envueltos en la pandemia. Ya están confirmados cantantes, actores y personalidades que darán todo un espectáculo hollywoodense.

Lady Gaga cantará el himno nacional, Jennifer Lopez dará un espectáculo en el jardín oeste del Capitolio cuando Biden y Harris se juramenten, los actores Tom Hanks, Kerry Washington y Eva Longoria serán los anfitriones. Todo un show a pesar de que Washington DC tiene más de 34.000 casos registrados de COVID-19. El país completo ya registra 24 millones de casos y 400.000 muertos

La transmisión de la parafernalia bautizada como «Celebrating America» será por redes sociales, mientras que la lista de invitados presenciales se engrosa con nombres como el exjugador de la NBA, Kareem Abdul-Jabbar y los músicos Jon Bon Jovi, Bruce Springsteen, John Legend y Justin Timberlake.

Según Fox News, Joe Biden y su esposa llegarán a la Casa Blanca con una escolta presidencial compuesta por representantes de todas las ramas del ejército. Dato no menor: el Capitolio va a estar cercado con un gran despliegue de seguridad que incluye alrededor de 25000 tropas, vehículos militares, vallas y bloques de cemento, el refuerzo es por los hechos violentos del pasado 6 de enero. Parece que Biden no solo quiere fortificar el Congreso en su proclamación, sino también sus próximos cuatro años en la presidencia.

Cero sencillez

En el Capitolio también esperan la presencia de los expresidentes Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton. Jimmy Carter, de 96 años, anunció que no asistirá por la pandemia que tiene en sus casas a millones de personas en todo el mundo.

Como es habitual por ser parte del gobierno, asistirán congresistas, senadores e integrantes del gabinete de ambos partidos. Sin embargo, tal show también ocurre en medio de un escenario de austeridad, donde el foco y el uso de recursos deberían dirigirse al sistema sanitario del país. Biden decidió hacer caso omiso a esta realidad que él mismo ha denunciado tanto.

De hecho, su equipo le aconsejó hacer un acto mucho más sencillo, celebrado en el interior y con menos personas, reseñó France 24, pero Biden «se negó a romper» con la tradición de celebrar la inauguración en el exterior implementada por Andrew Jackson en 1865.

Lo que aceptó a suspender fue el desfile por la Constitution Avenue y el baile inaugural, pero de resto, la fiesta será a todo dar.

Alguien que no asistirá será Donald Trump, lo dejó saber en Twitter un día antes que la red social lo silenciara por completo. «A todos los que han preguntado, no iré a la inauguración el 20 de enero», afirmó.  Biden mostró su satisfacción cuando ocurrió el anuncio. «Es bueno que no se presente».

La «crisis» de Biden

Hay varias cosas contradictorias a esta gran celebración, comenzando por la modestia que debería practicar el futuro Gobierno de Estados Unidos. Está claro que el país no está para grandes celebraciones ni gastos. Los recursos deberían centrarse en atender a los 24 millones de contagiados y a muchas personas más que perdieron sus empleos por el confinamiento.

Entre los planes de Biden está aprobar un nuevo plan de ayuda por el COVID-19 de 1.900 millones de dólares pagos directos a las familias, apoyos a las pequeñas empresas y fondos para extender la aplicación de la vacuna, indica la BBC.

«Crisis» fue el término que usó Biden durante su campaña. «No puedes manejar una crisis económica mientras no hayas derrotado la pandemia», afirmó.

En la campaña, donde hizo tantas promesas, también mostró sus intenciones de aumentar el salario mínimo a $15 dólares la hora. Una decisión que podría costar millones de empleos en empresas. A la par, planea invertir millones de dólares en infraestructura no contaminante.

Solo faltan horas para el gran despliegue digno de espectáculo de Hollywood, donde se juramentará un nuevo gobierno que parece no prestar demasiada atención a las necesidades de su propio país encerrado por la pandemia.

Related Posts

Deja una respuesta